Vanessa Ragone y Alejandro Hartmann nos cuentan cómo realizaron la nueva serie documental de Netflix.

El 5 de noviembre llega a la plataforma de streaming la serie documental sobre uno de los crímenes más mediáticos de la historia argentina. Carmel: ¿Quién mató a Maria Marta? reúne testimonios de las personas involucradas, directa o indirectamente, con la famosa muerte de Maria Marta García Belsunce aquel 27 de octubre de 2002 en el country Carmel.

Alejandro Hartmann dirige y Vanessa Ragone produce este nuevo documental argentino de Netflix que consta de cuatro episodios de 47 minutos de duración que invita, 18 años después de la muerte de Maria Marta García Belsunce, a reflexionar y a sacar nuestra propia conclusión sobre este polémico crimen repleto de giros inesperados.

¿Cómo se gestó el proyecto y por qué decidieron contar esta historia?

Alejandro: Hace muchos años venimos trabajando con el equipo creativo, en particular con Sofia Mora que es investigadora y guionista, hablando siempre del caso, pensando que sería lo mejor, si hacer una ficción, una película o algo pero nunca pasaba más de esa etapa de charlarlo hasta que se sumaron los otros dos guionistas, Lucas Bucci y Tomas Esposato y ellos dijeron «con esto hay que hacer una serie documental«. Y entendimos que sí, totalmente. A partir de ahí empezaron las preguntas sobre qué testimonios ibamos a tener y demás, y pensamos que tenía que ser algo muy grande, muy serio, así que decidimos llevarle la idea a Vanessa.

Alejandro Hartmann

Vanessa: Cuando me llegó, yo lo vi muy claro. Vi el formato perfecto para contar este caso. Yo lo había pensado varias veces para una ficción pero me parecía que era un caso muy vivo, que todas las personas involucradas estaban vivas y con mucha actividad como ficción no me terminaba de convencer y cuando Ale y su equipo me lo trajeron dije por supuesto. Además el formato de serie documental, porque en un documental de una hora y media esta historia no iba a entrar y la serie documental me pareció el formato perfecto así que lo hicimos llegar a Netflix y acá está.

¿Cómo se dio la participación de los involucrados y por qué creen que todos aceptaron participar?

Alejandro: Desde el vamos la propuesta era tratar de que estén la mayor cantidad posible de los implicados. El caso era muy River – Boca, queríamos que estén todos y que el espectador saque su propia conclusión. Algunos inmediatamente dijeron que sí, otros se tomaron su tiempo. Pero a todos les gustó la idea de que estuviese el otro. Contrariamente a lo que uno podía suponer, les parecía interesante que esté «su enemigo», les resultaba tentador eso y de a poco se fue armando. Todos aceptaron muy predispuestos y eso se nota en el documental.

Casi todos los entrevistados, exceptuando los que analizan el caso, tenían relación directa con la víctima o con la causa legal menos las dos mujeres que hicieron el blog del caso, ¿cómo surge la elección de este testimonio?

Vanessa: Ellas han trabajado intensa y activamente consiguiendo pruebas para demostrar la inocencia de Carrascosa. Son dos personas que no tenían un vínculo directo pero algo de la conmoción del caso las llevo a involucrarse y fueron super peculiares. Hicieron todo a pulmón, fueron a ver a Carrascosa a la cárcel de Campana, generaron un vinculo con él y es como una mirada más imparcial, cercanas a Carrascosa obviamente, pero podía ser la visión de una persona común que se acercó al caso por los medios.

Alejandro: Creo que ellas tuvieron mucho que ver en el cambio de actitud de Carrascosa, o en que los medios y la sociedad empiecen a verlo a él con otros ojos, mucho más humano. Desde la dirección, cuando me enteré que existía esta especie de fans de Carrascosa me interesé mucho, me parecían personajes fantásticos y quise, como mínimo, conocerlas. Ahí me di cuenta que tenían un nivel de involucramiento muy fuerte, se metieron con muchas ganas y gracias a ellas teníamos acceso a la causa completa a través del blog.

Cumplieron el rol que quizás hoy lo cumplen las redes sociales. ¿Creen que con estas nuevas plataformas podría volver a darse un caso así?

Alejandro: Y… sin ir más lejos este verano fue todo el caso de los rugbiers, que no fue igual pero hubo un intento de ponerlo en agenda de una manera morbosa y, obviamente, Nora Dalmasso que fue posterior a Maria Marta. Yo creo que las redes por un lado nos protegen y por el otro retroalimentan, es confuso. Las fake news están ahí, a la orden del día.

Creo que todos los que seguimos el caso tenemos una teoría de quién mató a María Marta, ¿creen que trabajar en este proyecto cambió la idea que ustedes tenían?

Vanessa: Yo no tenía una idea concreta y sigo sin tenerla. Lo que si te puedo decir es que todas las personas que tratamos para hacer el documental fueron muy afectadas por la muerte de Maria Marta. Por la muerte y por el caso. Desde la familia hasta el fiscal, para todos parece haber sido un momento bisagra en sus vidas, se nota al verlos y al escucharlos. Al menos yo sentí eso y a mi es lo que me interesa. El Boca-River no me interesa por eso tratamos de poner todas versiones al espectador para que ellos saquen sus propias conclusiones.

A.H: Todos parecen tener un poco de verdad y de todos podría uno descreer. Inclusive Nicolás Pachelo (el vecino de la víctima) que no quiso participar pero aparece el testimonio del juicio y por un lado es un personaje inquietante por su pasado y a la vez le hacen preguntas que no tienen nada que ver con el día de la muerte de Maria Marta y están cargadas de prejuicios. Creo que en gran medida este caso se intentó resolver desde el prejuicio, sin pruebas. Queríamos exponer un poco eso: cómo se hace justicia, cómo la sociedad mira estos casos, cómo los medios tratan estos casos, porque finalmente el resultado es que no se sabe quién mató a María Marta. Hay un crimen irresuelto y un asesino libre.

¿Creen que se sabrá la verdad algún día?

Alejandro: Yo creo que es muy difícil 18 años después con todo lo que sucedió, con los errores que se cometieron, por acción o por omisión, pero es muy difícil, pasó mucho tiempo.

Vanessa: No hay casi pruebas mas que testimoniales. La mayor parte de la información que se puede encontrar es de personas que de un lado dicen una cosa y del otro dicen lo contrario. Desde ese punto de vista, narrativamente nos parecía super interesante. Como documentalistas que somos también nos basamos en testimonios y hay un paralelo que de hecho hicimos y está latente durante toda la serie, es difícil saber concretamente qué pasó 18 años después, con todas las idas y vueltas que hubo.

El documental cumple con ciertos patrones estéticos y narrativos de las producciones que viene realizando Netflix, ¿tomaron alguno en particular como referencia y cuánta libertad creativa tuvieron?

Alejandro: La libertad creativa fue total. Tuvimos alguna sugerencia en alguna etapa de montaje pero las decisiones narrativas y de edición fueron nuestras. Nosotros decidimos de alguna manera formatearlo así porque vimos todas las referencias, obviamente, pero las miramos antes porque las miramos, sin saber que íbamos a hacer éste. Mi gran referencia, por decirlo de alguna manera, fue The Thin Blue Line de Errol Morris, un documental que a mi me encanta, es de fines de los 80 y para mi es el que le da inicio al género, con entrevistas, si lo ven los espectadores van a notar los paralelismos pero tuvimos total libertad creativa, definitivamente.

Yo creo en las entrevistas, me gusta ir a hacerlas y teníamos que meter mucho material de archivo, creo que todas las decisiones estéticas tienen que ver con la decisión general de cómo contar la historia que queríamos contar.

¿Qué creen que aporta esta serie documental a los que  vivieron el caso en directo con los noticieros de la época?

Vanessa: Quienes vivimos la historia vimos fragmentos a través de las noticias y el documental lo que tiene, con el tiempo que ha pasado, es este orden cronológico y la posibilidad de profundizar en los temas, desarrollarlos, seguir una secuencia lógica, la cronología también ayuda me parece que hay temas de la sociedad y filosóficos que exceden el crimen y lo hacen muy rico para ver independientemente si seguiste el caso o no.

¿y cómo creen que lo va a ver una persona que no conoce el caso?

Alejandro: quienes conocen el caso van a encontrar una gran excusa para reflexionar sobre varias cosas que suceden en la sociedad, los medios y porqué nos tomamos los crímenes así. Además se van a encontrar con material inédito, personajes nuevos de la causa y elementos para reflexionar y quienes no lo conocen se van a encontrar con una historia apasionante que no van a poder creer que sea real. Una historia cinematográfica que podría ser una ficción y sin embargo sucedió.

Carmel: ¿Quién mató a Maria Marta? llega este jueves 5 de noviembre a la platafoma de streaming.

Desde Facebook
- publicidad -