En esta época de secuelas y remakes, Parasite se destaca por su originalidad y se posiciona como una de las mejores películas del año.

El último trabajo del director surcoreano Bong Joon-ho (Okja, Snowpiercer, The Host), se estrenó en mayo en el Festival de Cannes, donde logró coronarse con la Palma de Oro, para luego continuar su paso por varios festivales internacionales llevándose aún más galardones. Ahora se estrenó en el Festival la Nueva York y te contamos de qué trata esta original película.

Parasite nos describe las realidades de dos familias muy distintas: La familia Kim perteneciente a la clase baja, literalmente, ya que viven en un sótano donde sobreviven como pueden y los Park, de clase alta, quienes viven en una lujosa mansión donde pueden darse los gustos que deseen. Pero es mejor no saber mucho sobre la trama antes de verla, cuanto menos sepan más podrán sorprenderse y de esa manera será más interesante ver como se desarrolla la relación simbiótica entre estas dos familias.

Es difícil encasillar Parasite dentro de un solo género ya que lo que comienza como una comedia negra termina siendo un viaje repleto de suspenso, completamente impredecible donde la tensión termina escalando en formas inesperadas. Esta historia no tiene héroes ni villanos, es un relato distinto desencadenado por un encuentro fortuito, una pizca de picardía y una serie de mentiras.

Bong Joon-ho creó una verdadera joya, una película que evoluciona de manera que la premisa cambia constantemente. En cuanto a la producción, la casa de los Park funciona como un personaje más, además de ser el patio de juegos de Hong Kyung-pyo el director de fotografía, cuyo trabajo es impecable. La fotografía es meticulosa, es rica en metáforas visuales y simbología. El uso de luz natural le da un realismo necesario para un film como este que busca retratar la base y la cima de la jerarquía socioeconómica.

Lo más importante de esta película son sus personajes, las diferencias entre las dos familias son cruciales y están perfectamente retratadas de manera que es fácil entender las necesidades de cada una, y que están dispuestos a hacer en su desesperación para sobrevivir. Es gracias al increíble elenco, entre ellos Song Kang-ho y Choi Woo-shik, que estos personajes se sienten tan reales y hasta simpáticos.

Parasite se siente como ver algo nuevo después de mucho tiempo, tiene una estructura narrativa muy ingeniosa, es entretenida, provocativa y logra combinar la comedia con el suspenso de formas inesperadas y novedosas, mientras también retrata una cruda realidad social y hace eco de ella, sin dudas es la obra maestra de Bong Joon-ho.

Desde Facebook
- publicidad -