Este thriller legal que tiene como protagonista a la gran Viola Davis, dice adiós el 26 de septiembre por la pantalla de ABC. Esta fecha coincide con el quinto aniversario del estreno de la serie que llevó a la actriz a ganar un Emmy por su interpretación de Annalise Keating.

En un comunicado oficial, la presidenta de la cadena Karey Burke dedicó unas palabras a Viola Davis, corazón y razón del éxito de la serie: Davis hizo historia con su inolvidable e icónico retrato de una antiheroína. Estaré eternamente agradecida a ella y a Pete Nowalk (creador de la historia) por crear y dar vida a una serie tan sofisticada, inteligente e innovadora que ha sido una parte integral de la programación”

Viola Davis ganó un Emmy en el año 2015 por su papel de
Annalise Keating.

Según se pudo saber, la última temporada seguirá la clase de la profesora Keating a lo largo de su último semestre en la escuela de Derecho, “una época en la que los engaños, el miedo y la culpa que rodean a la profesora verán la muerte más cerca que nunca”, avanzó ABC.

How to Get Away With Murder es una serie atrapante, que mantiene en vilo al espectador durante cada episodio. Fue producida por la reina del prime time Shonda Rhimes, creadora de la exitosa serie Grey’s Anatomy y Scandal. En todo proyecto de Rhimes las mujeres actúan seguras de sí mismas, ocupan espacios de poder y logran llevar a cabo un proceso de empoderamiento profesional y personal,; el caso de HTGAWM no sería la excepción a la regla.

Shonda Rhimes la reina del Prime Time.

Si nunca habías escuchado sobre esta serie, aprovechamos la ocasión para contarte un poco de qué se trata y te damos algunos motivos por los que vale la pena mirarla.

La protagonista de esta historia Annalise Keating (Viola Davis) es  una abogada que trabaja como profesora de Derecho en una prestigiosa universidad de Filadelfia. La misma, lleva una   vida ordinaria y pacífica hasta que repentinamente  se ve envuelta en un complot de asesinato  instigado por algunos de sus alumnos.

Su primera temporada estrenó en septiembre de 2014 y como consecuencia de las altas audiencias, se renovó para una segunda en septiembre de 2015. Y así continuó hasta la fecha hasta anunciar su final definitivo en esta sexta temporada.

¿Por qué tenes que verla?

Sus  marcas registradas: Los flashforwards (es decir, los saltos temporales al futuro) que no hacen más que añadir un nuevo enigma dentro de los otros pequeños a resolver. ¿Qué hacen los estudiantes de la profesora de derecho penal Annalise Keating intentando ocultar un cuerpo? ¿Qué los llevó a estar envueltos en esa situación?

La confluencia de subtramas. Algo muy propio de las soap-operas (algo que también se vislumbra en Scandal), con conflictos románticos que entrecruzan los misterios de turno, la serie no tiene interés en desafiar las convenciones de un drama legal y por lo tanto, muchas veces, se mete de lleno en lo inverosímil.

Los giros en la trama. Esto es de lo más atrapante. No hay nada mejor que cuando uno cree que la historia se dirige hacia un lugar seguro, para que de repente vire completamente para otro lugar. En esta serie eso sucede mucho. 

La actuación de Viola Davis. Como lo mencionábamos antes, sutrabajo en la serie la convirtió en la primera mujer de color en recibir un premio como mejor actriz de drama. “No podés ganar un Emmy cuando los papeles no están. Acá estoy con la gente que redefinió qué es ser linda, sexy, líder y negra”, dijo Viola en la ceremonia.

Un dato de color. Esta serie fue el primer trabajo del actor Alfred Enoch luego de interpretar al amigo de Harry Potter, Dean Thomas. 

Si se tentaron pueden ver las primeras cuatro temporadas en la plataforma streaming de Netflix.

Desde Facebook
- publicidad -