Llega una nueva producción argentina de Netflix y tuvimos la oportunidad de conversar con uno de sus protagonistas.

El próximo 20 de Agosto se estrena Crímenes de Familia la nueva película argentina que cuenta la historia de Alicia, una madre de clase media alta que intentará desesperadamente defender a su hijo acusado de violación e intento de homicidio. La búsqueda que emprende en afán de encontrar la verdad, la llevará a toparse con realidades muy distintas a la de ella y será el puntapié inicial para concretar cambios profundos en su vida.

El hijo de Alicia acusado de violación es Daniel, interpretado por Benjamín Amadeo y en la siguiente entrevista nos cuenta cómo construyó éste personaje y qué expectativas tiene sobre este nuevo estreno en cuarentena.

¿Qué sensación te dejó ver la película terminada?

Me encontré con la película y estoy más que entusiasmado, primero porque pasa algo que quizá suscribe un poco a la experiencia personal de lo que leímos en el guion, a todo aquello que uno concibe o imagina al tener un primer acercamiento. Segundo, porque me topé con una película muy contundente, enriquecida con todas las decisiones que tomó el director tanto de música, de luz, de fotografía, respecto a la historia con los actores y a la calidad del relato. Formé parte de un proyecto que me da mucho orgullo y alegría no sólo por los temas que toca, sino por la factura técnica que presenta y por la calidad del debate que trae aparejado.

-

¿Cómo te llegó el proyecto y por qué decidiste involucrarte?

El proyecto me llega como un pedido de casting, se hicieron las evaluaciones que el director consideró necesarias y los involucrados fueron Marial Laura Berch (reconocida directora de casting) y el productor de la película Horacio Mentarti (ya había trabajado con él); una persona que siempre apostó y confió en mi trabajo y con quien me siento muy agradecido. Después de que la convocatoria ya está hecha te entregás al trabajo y a las consideraciones del director que es el que define y lleva adelante el trabajo junto con la directora de casting María Laura Berch; destacando además que fue muy interesante el casting porque había que redactar el monólogo de la película, la escena del juicio.

El estreno estaba programado para llegar en mayo a los cines pero finalmente se adaptó a los tiempos que corren y llega a Netflix a nivel mundial, ¿te cambió o les cambió en algo esta modificación por fuerza mayor?

Me lo tomé muy natural. Hoy en día ya veníamos sintiendo todos en la industria, tanto nosotros que hacemos las películas, como ustedes que nos ayudan a difundir o inclusive en la audiencia que consume las ficciones; cierto cambio de paradigma que terminó de concretarse por una cuestión de fuerza mayor, pero que siempre se barajó como una posibilidad. Yo creo que Netflix a nivel mundial después del estreno de El Irlandés, implantó una bandera dentro del universo cinematográfico, sobre todo siendo una propuesta llevada a cabo por un director de la talla de Scorsese y un terrible elenco que acompañaba. Nos hicieron a todos sentir como que ésto puede ser una posibilidad para poder consumir cintas de calidad. Ahora la verdad me lo tomo con mucha alegría porque tenemos una película argentina, 100% nacional con una calidad única y con la posibilidad de llegar a cualquier parte del mundo. Por supuesto que la sala de cine es un lugar que a nosotros nos encanta y motiva, pero también hay que entender que hoy en día éstas son las posibilidades y me parece que para una producción de esta calidad, el lugar y las condiciones de estreno son fenomenales.

La película toca varios temas de la agenda actual y describe la no tan clara parte legal que hay detrás de la lucha por la despenalización del aborto. ¿Qué significa para vos, desde ese punto, participar de estas películas con un mensaje tan importante y necesario? 

Esta película me trae dos satisfacciones muy claras: una es a nivel personal y otra a nivel colectivo. A nivel personal me representó un desafío grande desde lo actoral: desde la búsqueda, desde la composición, desde el trabajo con el director, el género. Y desde el punto de vista colectivo, me alegra, me da orgullo, me dan ganas de estrenar y ver qué sucede con la audiencia, me genera satisfacción poder participar en una película que trae, que visibiliza muchas cuestiones, y no solamente con el caso de la búsqueda por la despenalización del aborto, sino también con todo el universo que tiene que ver con esas personas están al borde de un sistema, que están excluidos, expuestos a las inclemencias de la justicia, al flagelo de la violencia de género. Entonces habría un montón de capas, de discusiones que esta película trae dentro del manto de la ficción pero que está inspirado en hechos reales. La película no es sólo el espacio de fantasía del director sino que además conlleva una mirada muy apoyada en el trabajo de la dirección y en el aspecto del guión dado que se trata del mismo autor. Entonces me da mucha felicidad que se traiga de esta manera y que tenga el tamaño de estreno que está teniendo para que quizás nos haga hacernos las preguntas que todos necesitamos hacernos para entender que este tipo de problemáticas existen, es algo con lo que convivimos, es algo que nosotros vemos.

¿Cómo trabajaste la construcción del personaje? ¿Pudiste ver algunas referencias sobre películas de juicios o con leer el guion fue suficiente?

Trabajé muy de la mano con el director, es decir, algo muy interesante del trabajo en esta película, fue el laburo de ensayo que hicimos con Sebastián. Él tenía clarísimo qué era lo que quería, y eso es un alivio porque a veces te puede pasar que tengas desencuentros con lo que uno imagina que tiene que pasar, pero cuando uno trabaja con un cineasta que tiene tan claro lo que busca genera mucho alivio, sabés perfectamente hacia dónde va. Entonces ya uno después siente la dirección mucho más marcada, es muy agradable el trabajo porque ya empezás a producir con una minuciosidad y una optimización de tiempos y recursos que la verdad fue un placer, un aprendizaje en la construcción del personaje y en la construcción de la historia.

Los personajes permiten imaginar por todo lo que pasó esa familia, sobre todo la relación de Cecilia y Miguel Ángel que representan a tus padres. A ella llegamos a conocerla y hasta a encariñarnos, pero me interesa saber también, ¿cómo describirías vos a tu padre, «el señor Arrieta»?

Por un lado algo muy interesante desde el punto de vista de la dirección y del guion y de lo que se elige hacer que está claro, pero también hay un montón de cosas que suceden pero no se ven, no se dicen, y uno cree que las vió, y en este sentido le pasan un montón de cosas al señor Arrieta, que las viste, que está soportando, manteniendo lazos y vínculos en su vida que en realidad no quiere, lo está haciendo porque él cree que es lo que la sociedad le demanda, mantener los vínculos sólidos, estables. Pertenece quizás a una generación, a una clase y a un universo en donde cuanto más cosas uno tenga resueltas mejor, y yo creo que se ve un hombre que alcanzó cierto límite. En el juicio se habla de las cosas que suceden pero no se muestran y eso hace que se complete con la imaginación, y tiene una cuestión muy literaria, es como que vos sentís que viste las cosas pero no las viste.

¿Qué mensaje o enseñanza crees que deja Crímenes en familia y por qué todos los usuarios de Netflix deberían verla?

Yo creo que es una película que genera empatía, que nos arrastra a hacernos preguntas, es una película que a través de una historia de personajes muy  distintos entre sí, trae conflictos que son similares para cada uno. Es el retrato de tres mujeres muy distintas que provienen de realidades disímiles y que asimismo todas están luchando por algo concreto. Yo creo que nos va a obligar a hacernos preguntas, que nos va a interpelar, me parece que es un producto con una calidad sobresaliente y está enmarcado dentro de un universo muy bien contado acerca de las cosas que son ciertamente necesarias; sobre todo para un momento como éste donde nos hacemos todo el tiempo preguntas acerca de qué es lo que tenemos que ser y hacer como sociedad para mejorar. Por este motivo siento que es un retrato no solamente argentino, sino que puede aplicar a universos que no sean exclusivos de este país, porque son conflictos que se adjudican a muchas familias. Precisamente por todo ésto me daría mucha alegría saber que provoca preguntas en otras partes del mundo también.

Crímenes de familia llega a Netflix el 20 de agosto del 2020.

Desde Facebook
- publicidad -