Te detallamos los diez datos menos conocidos de la famosa serie de HBO creada por David Chase. Si ya los sabías, vas a disfrutar recordar estas curiosidades e ir a festejar a Bada Bing.

1.- Las apariencias engañan

El prematuramente fallecido James Gandolfini era una persona queridísima dentro de la industria del espectáculo. Todos los que llegaron a trabajar en un momento u otro con él, aseguraban que era una persona encantadora y con un carácter tremendamente afable. Todo lo contrario que su personaje en la serie, el capo Tony Soprano. Una muestra de ese carácter generoso del que hacía gala Gandolfini se dio precisamente mientras se filmaba Los Soprano. Para arreglar las diferencias y conflictos salariales que se estaban produciendo en el plató tras la cuarta temporada de la serie, Gandolfini dio de su propio bolsillo a cada miembro del reparto la simbólica cantidad de 33.333 dólares. Con tanta muestra de cortesía, suponemos que todos cerraron la boca, agradecieron a su capo, y volvieron a sus asuntos mafiosos (de ficción).

2.- Algo es algo

Michael Rispoli fue audicionado para el papel de Tony Soprano. Aunque finalmente no se hizo con el rol, a David Chase le gustó tanto el esfuerzo de Rispoli, que acabó adaptando el personaje de Jackie Aprile Sr., que en el primer tratamiento del guión era mucho más viejo, para que fuera interpretado por Rispoli. Al menos Michael se quedó con unas migajillas.

Por otra parte, el principal actor en el que se pensó en un primer momento para interpretar a Tony fue Ray Liotta, pero éste no se quiso comprometer a realizar una serie de TV debido a que le iba a exigir disponibilidad constante. Más adelante, entablaría negociaciones con la HBO para interpretar a Ralph Cifaretto, pero no conseguiría que las conversaciones contractuales fuesen adelante. Viendo cómo le ha ido en su carrera a Liotta y cómo le fue a Los Soprano, nos preguntamos cuán arrepentido puede estar a día de hoy Ray por no haber aceptado hacer de Tony.

3.- ¡Cuando la realidad supera a la ficción!

El sobrenombre de Junior por el que es conocido el tío de Tony, Corrado Soprano, es el mismo con el que era conocido Tony Sirico, quien da vida en la serie a Paulie, cuando antes de convertirse en actor y siendo mucho más joven, perteneció a una familia mafiosa real. Sirico aceptaría el papel de Paulie, a cambio de que los productores le aseguraran que su personaje no se convertiría en un chivato, pues odiaba a los chivatos. Sirico había cumplido condena en prisión por robo años atrás y en su ficha policial podemos encontrar hasta 28 arrestos por delitos varios…

4.- Lugar y plano sagrado

En todas las escenas que transcurren en la oficina de la doctora Melfi (Lorraine Bracco), no hay movimientos de cámara de ningún tipo. Ésta fue una regla impuesta por el creador David Chase para acentuar mediante el estatismo visual los cara a cara entre Tony y su psiquiatra.

5.- El casting opera

Cuando la entonces joven Jamie Lynn-Sigler realizó su casting para el papel de la hija de Tony, Meadow Soprano, la actriz no tenía ni la más remota idea sobre qué giraba la trama. De hecho, fue a la prueba convencida de que tendría que cantar, pues pensaba que se trataba de una serie sobre cantantes de ópera (sic). La HBO decidió utilizar una pistola insertada en el logotipo de la serie para tratar así de no confundir a la audiencia y que ésta no pensase que la serie era sobre música.

6.- La estética lleva tiempo

Drea DeMatteo se pasaba hasta cuatro horas al día en la sala de maquillaje para lograr su conversión total en “Chica de la Mafia”. Concretamente, la actriz necesitaba de dos horas de trabajo del departamento de peluquería para dejar su pelo como se ve en la serie y necesitaba de dos horas más para cubrir los tatuajes que adornan su curvilíneo cuerpo para los planos en los que se mostraban partes de su cuerpo al descubierto.

7.- Distintas melodías

Antes de elegir el tema Woke up this morning del grupo musical Alabama 3 como canción de la intro de la serie, David Chase deseaba abrir cada episodio con un número musical diferente. Los ejecutivos de la HBO le convencerían de que lo mejor era una canción fija con la cual los espectadores pudieran identificar la serie. Como suponemos que David Chase es un hombre vengativo, a cambio, el creador de la serie hacía finalizar cada episodio precisamente, con una canción diferente.

8.- Marche una pizza a Hawaii

Muchos negocios locales de New Jersey, donde el grosso de la filmación tuvo lugar, fueron usados como localizaciones de la serie. Así, en la intro inicial vemos un plano de una pizzería llamada Pizza Land. Como consecuencia de este plano insertado, la pizzería recibía cada día llamadas de pedidos a domicilio desde todos los puntos del país. ¡Incluso de Hawaii!

En otro de los episodios, una tienda real dedicada a la venta de artículos deportivos llamada Ramsey Outdoor in Paramus aparece con el cartel de “cerrado permanentemente” (“out of business” en inglés). Pues bien, fueron tantas personas las que realmente pensaron que el negocio había quebrado, que el dueño se vio obligado a publicar anuncios en los diarios locales explicando que seguía abierto.

9.- Enfadado de pies a cabeza

Se dice que para lograr un nivel de enfado realista durante las secuencias en las que Tony tiene sus famosos arrebatos de ira, James Gandolfini metía un pequeño y molesto guijarro en sus zapatillas que le irritaba y le daba fastidio a mansalva. También cuenta la leyenda que Gandolfini se pasaba las noches en vela para adquirir el aspecto descuidado y adormentado con el que aparece en las escenas de los desayunos, en los que Tony parece un zombie mientras come y lee el periódico matinal. ¡Eso sí que es ser un actor del método!

10.- ¿Quién no querría ser mujer de Tony Soprano…?

El primer papel para el que Lorraine Bracco fue inicialmente pensada fue para el de la esposa de Tony, Carmela. Bracco rechazó el papel porque le parecía muy similar al que ya había interpretado en Goodfellas (Martin Scorsese, 1990). Bracco elegiría interpretar a la doctora Jennifer Melfi. Como sustituta de Bracco para el papel de Carmela, la HBO eligió a una actriz de la casa, Edie Falco, que se encontraba trabajando para la cadena en otra de sus producciones televisivas en aquel momento, Oz. Sabiendo del potencial de su papel y de la serie, Falco no se lo pensó dos veces a la hora de aceptar.


1040 vistas


Desde Facebook
- publicidad -