Destacamos las mejores interpretaciones del actor a lo largo de su carrera.

Leonardo DiCaprio comenzó como actor a principio de los años 90, participando como personaje secundario en las series Santa Barbara y Los problemas crecen, aunque anteriormente ya había desempeñado su profesión en distintos comerciales de televisión. Su debut en la pantalla grande se llevó a cabo al año siguiente, cuando formó parte del elenco de Critters 3.

Titanic (1997)

Al momento del rodaje de esta película, DiCaprio ya había participado en grandes éxitos como Apolo 13 y Terminator, pero más allá de eso, Titanic fue el film que lo llevó a la cima del éxito cinematográfico. Con solo 21 años, interpretó a Jack Dawson, el personaje principal de esta historia situada entre el romance y el drama con el que obtuvo siete nominaciones.

El carisma y romanticismo con el que llevó adelante a este humilde artista se ganó el corazón del público. Su gran actuación fue uno de los factores más importantes para que esta película, basada en una historia real, se haya convertido en un clásico del cine.

Atrápame si puedes (2002)

En la navidad del 2002 se estrenó esta gran obra de Steven Spielberg, en la que DiCaprio fue protagonista junto a Tom Hanks.

Esta película, basada en hechos reales, narra la vida de Frank Abagnale Jr (Leonardo DiCaprio) quien ha sus 19 años ya había huido de sus padres y recaudado millones de dólares a través de la falsificación de cheques.

DiCaprio le dio vida a un joven ambicioso, corrupto y a la vez convincente que supo saltear todas las dificultades que se le presentaron en su camino.

El Aviador (2004)

Esta fue su primera colaboración con Martin Scorsese, director con quien luego compartiría grandes éxitos y con el que tiene más proyectos en camino.

En esta ocasión interpreta a Howard Hughes, un heredero que se mete de lleno, de manera casi obsesiva, en el mundo del cine y la aviación. Lo llamativo de este actor es que, en cada película fue demostrando la capacidad de construir distintos personajes de una manera tan natural y con un condimento extra que sabe adicionarle fuera del guion y lo establecido.

El Origen (2010)

Christopher Nolan lo eligió para protagonizar este film de ciencia ficción que fue un punto de inflexión en el cine contemporáneo y ganó cuatro premios Oscars.

Dentro de una trama simultáneamente enredada, representa a Dom Cobb, un prófugo y ladrón que, inducido por un dispositivo tecnológico, se mete en los sueños de las personas para robar ideas y claves bancarias. En esta ocasión, DiCaprio supo interpretar a la perfección la frialdad que debe tener un ladrón y a la vez el dolor que se vive inevitablemente en algunos sueños y en el despertar.

Tras este éxito muchos críticos repudiaron el hecho de que no haya obtenido una nominación para Mejor Actor en los premios de la Academia.

Los Infiltrados (2006)

Nuevamente de la mano de Martin Scorsese, el actor protagoniza junto con Matt Damon y Jack Nicholson esta gran obra de suspenso policial que se llevó el mayor galardón de los Premios Oscar.

En esta historia, su personaje es Billy Costigan, un joven que estudiaba para policía y poco antes de recibirse comienza a trabajar como infiltrado para colaborar con la mafia. Para esto se hace arrestar y pasa un tiempo en la cárcel para reforzar su perfil de criminal. Su actuación es de las más destacadas del elenco y es uno de los personajes que empieza a demostrar que este actor tiene un gran potencial para interpretar a criminales de gran intelecto.

El lobo de Wall Street (2013)

Dirigida por Martin Scorsese y basada en la vida de Jordan Belfort, un exitoso empresario que trabaja como corredor de bolsa de Nueva York y funda su propia compañía, Stratton Oakmont. Con una actuación impecable, el actor se pone en la piel de un ambicioso negociante que al alcanzar la cima del éxito se enreda en una vida llena de excesos y corrupción. Sabe manejar y representar a la perfección los distintos estados de ánimo por los que pasa el personaje, desde frustración, ilusión, euforia, felicidad y furia.

Su excelente interpretación de “El Lobo de Wall Street” lo llevó a la nominación del premio Oscar a Mejor Actor, el cual (injustamente para muchos) no ganó.

La Isla Siniestra (2010)

Nuevamente dirigido por Scorsese, en Shutter Island interpreta a Teddy Daniels, un detective estadounidense que se involucra en la investigación de la desaparición de una mujer en un hospital psiquiátrico ubicado en una isla, junto con su compañero Chuck Aule (Mark Ruffalo). El actor representa a un hombre perturbado por un pasado signado por la muerte de su mujer y sus recuerdos comienzan a mezclarse con el caso en el que está trabajando. Su increíble actuación llevó al público a la incertidumbre de no entender su estado de cordura al final de la película lo que hizo que sea el componente más llamativo de la historia.

El Renacido (2015)

Este film, que llegó a la pantalla grande en 2015, fue dirigido por Alejandro González Iñárritu, y fue el que finalmente llevó a este actor a ganar su primer y único Premio Oscar a Mejor actor por su interpretación del trampero Hugh Glass un personaje que intenta vengarse de sus compañeros, quienes lo abandonaron herido en el bosque después de que lo atacó un oso, pensando que moriría, víctima de las lesiones y de la crudeza del entorno y del invierno. .

Django sin cadenas (2012)

Dirigida por Quentin Tarantino y protagonizada por múltiples actores de gran talla, este Western dramático se galardonó con dos Premios Oscar. En esta historia, DiCaprio representa al Monsieur Calvin J, un terrateniente soberbio y despiadado que es dueño de una plantación de algodón. La historia transcurre a mediados del siglo XIX en la localidad de Texas.

¿Cuál agregan, cinéfilos?

Desde Facebook
- publicidad -