El reconocido actor estadounidense, ganador de dos Premios Oscar,  cumple hoy 77 años y en este artículo recordamos las mejores películas que hizo con su amigo y director Martin Scorsese.

TAXI DRIVER (1976)

Dos años después de ganar el Premio Oscar a Mejor Actor de Reparto, Robert de Niro protagoniza su primera película dirigida por Martin Scorsese. Este clásico del cine narra la historia de Travis Blicke, un ex combatiente de la guerra de Vietnam que lucha contra su depresión  ansiedad e insomnio. Al no poder conciliar el sueño, comienza a trabajar como taxista por las calles de Nueva York durante la noche. 

-

Así es que comienza a ver el lado oscuro de los barrios de Nueva York, repleto de delincuencia e injusticias. Poniendo al  gobernador como primer objetivo, Travis se compra un arma para entrar en acción y terminar con ese inquietante mundo nocturno neoyorquino. 

Para interpretar a este personaje, Robert De Niro se contactó con los veteranos de Vietnam para trabajar las expresiones y conductas típicas de los combatientes; además pasó dos semanas enteras conduciendo un taxi en Nueva York.Pero esto no es todo, además de trabajar en sus aspectos internos, el actor tuvo que adelgazar 10 kilos y ganar masa muscular. Los resultados de este gran perfeccionismo que lo caracteriza fueron increíbles y lo llevaron a construir a uno de los mejores personajes del cine. 

TORO SALVAJE (1980)

-


Luego del éxito de Taxi Driver, De Niro y Scorsese vuelven a trabajar juntos convirtiéndose en una de las duplas más icónicas del cine. En esta ocasión,  el gran actor se pone en la piel de Jake La Motta, un boxeador de peso mediano que aspira a consagrarse como campeón. Su hermano Joey (Joe Pesci),  manager del boxeador, realiza un gran trabajo de marketing que logra que su carrera vaya encaminada hacia el éxito. Sin embargo, los celos de Jake, complejos psicológicos y problemas de ira van más allá del ring de boxeo y esto hace que su carrera se vea afectada. Para lograr este personaje que lo llevó a ganar el Premio Óscar a Mejor Actor, Robert de Niro realizó un estricto entrenamiento físico  y participó en tres campeonatos de boxeo, de los cuales ganó dos. 

Mientras estaba rodando “El Padrino II,  Robert leyó la autobiografía de Jake La Motta y tardó mucho tiempo en convencer a Scorsese y el resto del equipo para que la película se realizara. Al final, su perseverancia sirvió ya que el film tuvo ocho nominaciones  a los Premios Oscar y nos dejó una de las mejores actuaciones de todos los tiempos. 

BUENOS MUCHACHOS (1990)

Protagonizada por Ray Liotta, Joe Pesci y Robert de Niro, “Goodfellas” se convierte en una película gangsteril clásica del cine de Scorsese. Este film es uno de los que va marcando el camino hacia el éxito de este gran actor, y que define el tipo de personaje para el cual tiene una perfecta facilidad de interpretación: el gángster. 

La historia transcurre en 1955 donde un estudiante universitario analiza a los mafiosos que rondan por su vecindario en Estados Unidos. Así es que comienza a aspirar en convertirse en uno de ellos. 

-

Henry Hill (Ray Liotta) comienza a trabajar al pie de la letra para llegar a lo que aspiraba, ahí es cuando aparecen Jimmy Conway (Robert De Niro) y De Vito (Joe Pesci), con quienes empieza a convivir y colaborar en la delincuencia. La interpretación de los tres actores y la gran dirección de Scorsese fue lo que convirtió a esta película en una increíble obra de arte. 

CAPE FEAR (1991)

A principios de los 90, esta dupla ya era garantía de cine de calidad. Ya se sabía que Scorsese era uno de los mejores directores contemporáneos y con Robert De Niro de protagonista la película sería un éxito asegurado. Muy involucrado en el proyecto, De Niro nos regaló una de sus mejores interpretaciones al ponerse en la piel de Max Cady, un ex-convicto que acaba de salir de prisión tras pasar 14 años encerrado, busca vengarse del abogado que lo defendió durante el juicio ya que considera que no se esforzó en su defensa. Lo hacía tan bien que el peculiar acento que usaba le daba escalofríos a su amigo y director, Martin Scorsese. El actor lo sabía, y como buen amante de las bromas no paraba de dejarle mensajes de voz al realizador con ese acento tan marcado.

CASINO (1995)

-


En esta ocasión, Martin Scorsese lleva a la pantalla grande la historia de Sam “Ace” Rothstein, un judío estadounidense aficionado por las apuestas y asociado con la mafia que es enviado a la ciudad de Las Vegas para hacerse cargo del Casino Tangiers. Este personaje protagonizado por un impecable De Niro, es quien cuando comienza a encargarse del casino las ganancias se redoblan y los capos de la mafia se impresionan de su gran capacidad de liderazgo y profesionalidad. Sin embargo, las cosas comienzan a complicarse cuando los mafiosos envían a un viejo amigo de él, Nicky Santoro (Joe Pesci) para que lo mantenga vigilado. Esto no fue visto con buenos ojos por Sam, que ya enredado con la gran estafadora Ginger McKenna  comienza a descarrilar y perder los estribos. Nuevamente, en esta película Robert De Niro deja en claro el compromiso y la increíble dedicación que tiene a la hora de interpretar a un personaje.

Todas las películas escritas por Scorsese y protagonizadas por De Niro son buenas. La dupla cuenta con más películas en su haber y siguen haciendo al día de hoy. Estrenaron The Irishman el 2019, la primera película de Netflix dirigida por Scorsese y actualmente se encuentran trabajando en el guion de Killers of the flower moon que rodarán junto al otro actor fetiche del director, Leonardo  DiCaprio.

Desde Facebook
- publicidad -