La serie protagonizada por Bob Odenkirk regresa el próximo 23 de febrero

Tras la despedida de Breaking Bad, los fanáticos de la serie no tardaron en volcarse de lleno a lo que fue el spin-off centrado en el excéntrico abogado Saul Goodman (Bob Odenkirk). A lo largo que las temporadas avanzaron, la ficción se fue pareciendo cada vez más en tono y estilo, y acercándose a la línea temporal de los hechos protagonizados por Walter White.

Esta semana, a casi un mes de la llegada de la quinta temporada (el próximo 23 de febrero estarán disponibles los 10 capítulos), se confirmó que AMC dio luz verde para comenzar a producir lo que será la última entrega. «Desde el primer día de Better Call Saul, mi sueño fue contar la historia completa de nuestro complejo y comprometido héroe, Jimmy McGill», aseguró el showrunner Peter Gould, al tiempo que contó que «no podemos estar más agradecidos a los fans y a los críticos que hacer posible este viaje. El mes que viene, empezaremos a trabajar en la sexta y última temporada, y haremos todo lo posible por clavarlo por completo».

De cara al 23 de febrero, la buena noticia es que volveremos a ver a Dean Norris en el rol de Hank Shrader, así como también habrá escenas póstumas de Robert Forster, ese «especialista en aspiradoras». La mala, la dio Vince Gilligan, padre de la criatura, que reveló que «No tengo planes de seguir expandiendo el universo después de que esta maravillosa serie termine». En este contexto, se detalló que la última parte contará con 13 episodios, es decir, 3 más que los habituales 10 que hubo en cada una de las 5 temporadas anteriores, y que se emitirán en el 2021.

Desde Facebook
- publicidad -