Una frase bastante popular dentro del mundo cinematográfico es aquella que afirma que “las segundas partes nunca fueron buenas”. Si bien tal aseveración en más de una oportunidad resulta penosamente certera, existen algunas excepciones que pasan por alto esta regla. Y no estamos hablando de dos largometrajes, sino precisamente de tres.

Las películas aquí nombradas pasaron a la historia como producciones disruptivas dentro de su género, lo que las llevó a transformarse en cine de culto, forjando en simultáneo todo un universo paralelo que funciona como veneración y refugio para todos aquellos fanáticos alrededor del mundo.

Estas sagas marcaron un “antes y después”, vencieron las barreras temporales y lograron construir alrededor de sí mismas una rica industria marketinera que continúa proliferando objetos y material de sobra, con objetivos no solamente monetarios sino también como una especie de “fórmula mágica” que las salva de no caer en el olvido. Por tales motivos estos largometrajes han quebrado sistemáticamente las brechas generacionales, siguen resultando novedosos y placenteros y sus argumentos son materia de profundo debate y análisis hasta en la actualidad.

Vamos entonces a enumerar aquellas que consideramos como obligatorias en la filmografía de cualquier cinéfilo. Ustedes, ¿cuáles agregarían?

Volver al futuro (1985)- Volver al futuro II (1989)- Volver al futuro III (1990)/ Robert Zemeckis

Narra las aventuras de Marty McFly (Michael Fox), un joven curioso amigo de un científico llamado Doc (Christopher Lloyd) que tiene la posibilidad de realizar saltos temporales. Doc inventa una máquina del tiempo adaptada a un auto DeLorean y Marty -durante la primera entrega- viaja al pasado donde se encuentra con la versión adolescente de sus propios padres. En la segunda parte viaja hacia el futuro y en la tercera y última película de la entrega tiene la oportunidad de llegar hasta El lejano Oeste.

Resultado de imagen para volver al futuro

El Padrino (1972)- El Padrino II (1974)- El Padrino III (1990) / Francis Ford Coppola

Basada en la novela homónima de Mario Puzo, esta trilogía narra la vida de todos los integrantes de la familia Corleone, aquellos que pertenecen a una de las cinco familias de la mafia italoamericana. Con reparto de lujo encabezado por Al Pacino, El padrino tuvo enormes dificultades para ser llevada a la pantalla grande pero una vez estrenada se transformó en un éxito rotundo y sin precedentes dentro de su género cinematográfico.

La última parte se estrenó varios años después de sus antecesoras, dando definitivamente un cierre a la saga, transformándose en cine de culto obligatorio para cualquier cinéfilo.

En más de una oportunidad se lo ha acusado a Coppola de romantizar en algunos aspectos la visión de la mafia, pero nadie puede poner en duda la majestuosidad de esta obra, donde observamos el ascenso y caída de Michael Corleone (Al Pacino) quien originalmente nada quería tener que ver con los negocios de su familia, para luego transformarse en el mafioso más poderoso de Nueva York.

Resultado de imagen para el padrino

Como nombramos anteriormente, el reparto de la misma estuvo compuesto de varias figuras reconocidas tales como Marlon Brando, Diane Keaton, Robert Duvall, Robert De Niro, James Caan, Eli Wallach, Andy García, entre otros.

Batman Inicia (2005)- Batman: el caballero de la noche (2008)-Batman: el caballero de la noche asciende (2012)/ Christopher Nolan

Trilogía escrita y dirigida por Christopher Nolan, quien tuvo a su cargo reflotar la franquicia del superhéroe más querido y popular de DC Comics: Batman.

Resultado de imagen para batman inicia

El rol protagónico cayó en manos de Christian Bale, siendo secundado por Gary Oldman como James Gordon, Morgan Freeman como Lucius Fox y Michael Cane como Alfred Pennyworth.

La historia narra parte de la infancia y adultez en la vida de Bruce Wayne (Christian Bale), un multimillonario cuyos padres fueron asesinados a sangre fría por un delincuente. Profundamente conmocionado por este suceso, Wayne comienza un viaje introspectivo acerca de sus objetivos vitales y la re significación de ese odio visceral hacia la figura del maleante, en pos del beneficio de los habitantes de Ciudad Gótica. Su vida se desarrolla en este lugar y comienza una batalla personal contra aquellos que desean alterar el orden e incitar el caos. Algunos de los villanos más complejos que actuaron como némesis de nuestro protagonista fueron Ra’s al Ghul (Liam Neeson), el Espantapájaros (Cillian Murphy), El Guasón (Heath Ledger),  Harvey Dent/ Dos Caras (Aaron Eckhart) y Bane (Tom Hardy).

Toy Story- (1995)-Toy Story II – (1999) / John Lasseter -Toy Story III (2010) /Lee Unkrich

La aventura de los juguetes más conocidos y queridos por todos, tuvo sus inicios en la década del 90, originando en simultáneo una fructífera relación entre Disney y Pixar.

Esta saga cuenta las aventuras de un grupo de juguetes que secretamente tienen vida, situación que desconocen tanto niños como adultos. Las películas se centran en la existencia de aquellos juguetes pertenecientes a Andy, grupo que tiene como líder indiscutido un sheriff llamado Woody (Tom Hanks) hasta la inminente llegada de un moderno astronauta conocido como Buzz Lightyear (Tim Allen).

Imagen relacionada

A lo largo de la primera entrega observamos cómo Woody ve amenazado su lugar de privilegio en la vida de Andy y cela constantemente al inocente Buzz. El acercamiento entre sus protagonistas se va fraguando luego de hilarantes situaciones que deben atravesar como compañeros, forjando una sólida amistad que se caracteriza por el respeto y la lealtad a lo largo del tiempo. El salto temporal más complejo lo observamos en la tercera y última entrega, donde ya observamos a un Andy adolescente que no juega más con sus juguetes y va camino a la universidad.

La búsqueda hacia nuevos horizontes donde logren ser aceptados, conduce a este grupo de juguetes a una guardería que está dirigida por un oso poco amigable. Aquellos que crecimos junto a la saga, pudimos entender el guiño cinematográfico que implicó tal desenlace, resultando una alegoría del crecimiento, aquella transición tan dificultosa para todos los individuos como lo es el traspaso de la infancia hacia la adultez. Muchas cosas se pierden en el camino, pero también muchas otras se quedan y logran ser re valorizadas.

El señor de los Anillos: la comunidad del anillo (2001)-El señor de los Anillos: las dos torres (2002)- El señor de los Anillos: el retorno del rey (2003)/Peter Jackson.

Basadas en la novela homónima de J.R.R.Tolkien, esta saga narra las aventuras del hobbit Frodo Bolsón (Elijah Wood), quien tiene por objetivo ser el portador del Anillo Único, aquel destinado a destruir al señor oscuro Sauron. En esta travesía será acompañado por su fiel amigo Sam (Sean Astin) y el traicionero Gollum (Andy Serkis) a lo largo de toda la Tierra Media hasta el Monte del Destino.

Frodo cuenta asimismo con el apoyo del mago Gandalf (Ian McKellen) y Aragorn (Viggo Mortensen), aquel legítimo heredero al trono de Gondor. Ambos encausan y lideran a los pueblos libres con el objetivo de batallar contra el mal al interior de la Tierra Media.

Resultado de imagen para el señor de los anillos

La trilogía del Señor de los Anillos se caracterizó por su altísimo presupuesto y despliegue cinematográfico pocas veces antes visto. Asimismo, la virtud de tal inversión fue compensada con creces al transformarse en una saga de culto que despertó el interés  y el posterior acercamiento de miles de personas hacia la obra de Tolkien, así como también la curiosidad de aquellos que ya se consideraban fanáticos del universo creado por este talentoso escritor.

El Señor de los Anillos, sigue sorprendiendo por los avances tecnológicos y digitales que hicieron posible la configuración y construcción de la Tierra Media y sus personajes, transformándose en una de las sagas más taquilleras de toda la historia.

Bonus track: Antes del Amanecer (1995)-Antes del Atardecer (2004)-Antes de la Medianoche (2013)/ Richard Linklater.

Richard Linklater podría definirse como un director de lo temporal, aquel que puede generar largometrajes que demandan una cantidad años en ser filmados, con el objetivo de capturar parte de esa eventualidad abrasiva tanto en lo particular como en lo vincular. Pero no todo resulta en condiciones pendulares de encuentros y desencuentros, sino que tales transiciones también llevan hacia el crecimiento y los reencuentros de sus personajes. Así sucede en el caso de la  trilogía de Antes, donde deja constancia de tales procesos encarnados en las figuras de sus protagonistas Jesse (Ethan Hawke) y Céline (Julie Delpy).

Resultado de la imagen para antes del atardecer

Dos jóvenes interlocutores se sumergen en una travesía romántica que surge de una conexión casual en un tren hacia Viena. Ambos deciden intuitivamente pasar  juntos un día completo antes de la partida de Jesse. Esas pocas horas bastarán para que sientan el flechazo: aquel amor pasional y alocado que sucede pocas veces en la vida y deja enormes secuelas emocionales. Pero la construcción de tal historia de amor no es aquella que romantiza estereotipadamente las relaciones sexo-afectivas, sino que se encarga de dar cuenta de un proceso más vinculado a lo terrenal, donde dos seres se conocen y conectan a través de la charla, de las reflexiones, de lo empático y también discuten acerca de sus diferencias.

Dieciocho años transcurren a lo largo de la trilogía de Linklater, pasando por el encuentro y desencuentro de sus protagonistas, invitándonos a reflexionar acerca de lo circular y complejo de las relaciones humanas, donde no siempre se tiene momentos de suma dicha y esplendor, sino que todo tiene su contracara. Al fin y al cabo, la cimentación de ese vínculo, depende exclusivamente de la voluntad que le pongan cada uno de sus participantes.

Desde Facebook
- publicidad -
Compartir
Artículo anteriorDolor y Gloria: Almodóvar según Almodóvar
Artículo siguienteJurassic Park desembarca con una serie animada en Netflix
Amante del cine desde temprana edad, todo resultó ser amor a primera vista a partir de Cinema Paradiso. Licenciada en Relaciones Públicas y dejando inconclusa una licenciatura en Historia de las Artes Visuales, sigo reafirmando con el paso del tiempo que mi gran pasión continúa siendo el séptimo arte. Mi gratitud hacia los momentos maravillosos que me regalaron infinidad de películas, fue el puntapié inicial para rendirles homenaje a través de la escritura.