Así lo asegura parte de la familia real del pianista que protagoniza el film. Afirmaron que la relación entre los protagonistas y el vínculo entre el músico y su hermano están representados erróneamente

Fue la Mejor Película para la Academia, que le otorgó la estatuilla el pasado domingo. Basada en una historia real, también se quedó con la terna a Mejor Guión Adaptado. Sin embargo, en estos días, parte de la familia del pianista interpretado por Mahershala Ali, Donald W. Shirley, aseguró que la cinta es una «sinfonía de mentiras».

Los que hablaron fueron Edwin, el sobrino del pianista, y Maurice, su hermano, quienes en una entrevista con Shadow and act marcaron que la amistad entre el músico y su chofer, Tony Vallelonga (Viggo Mortensen) era mucho más fría de lo que se ve. «Mantenían una relación de jefe y empleado. Tony no le abría la puerta, no le cargaba las valijas, se quitaba la gorra de chófer cuando Donald salía del coche y, muchas veces, Donald se lo encontraba así y se enfrentaban. Dicen que Tony estuvo con él 18 meses, pero te aseguro que ningún chófer duró tanto tiempo», explicó Maurice.

Por otro lado, señalaron que la forma en que hablan de los vínculos familiares perdidos está totalmente equivocada. «En esa época, tenía tres hermanos con vida con los que tenía mucho contacto. Una de las cosas que Donald solía recordarme en sus últimos años es que, literalmente, me había criado. No había un mes en el que no tuviese una conversación por teléfono con Donald», sostuvo Maurice.

Además, el sobrino del pianista recordó que su tío nunca quiso que se hiciera una película, ni siquiera cuando el hijo de Tony Vallelonga, Nick Vallelonga, se lo propuso hace 30 años. En este contexto, destacaron que Mahershala Ali se contactó con ellos: «Me llamó a mí y a mi tío Maurice para pedir perdón por si había algo que nos ofendiese», señaló.

Desde Facebook
- publicidad -
Compartir
Artículo anterior¡Sorteo! Ganaté un Kit de «Mis Huellas a Casa»
Artículo siguienteSe filtró la risa del Joker de Joaquin Phoenix
Convencido de que quería ser periodista desde que tengo 15 años, me vine a La Plata desde Bahía Blanca donde terminé de curtir mis gustos. Con la cara de piedra como bandera y la manija como cualidad característica, estoy encantando de poder hacer esto que me apasiona. Me gusta más el Jim Carrey dramático y para mí es una obligación que hayan visto Perros de la Calle y Pulp Fiction.