Woody Allen cumple 83 años. Desde que inició su carrera en los 60s, el neoyorkino ha
realizado alrededor de 50 largometrajes, uno por año desde 1982. En cinéfilos queremos
homenajear la filmografía del multifacético y polémico director, con seis de sus mejores
películas, esenciales para todo amante del cine.

1- “Annie Hall” – (1977)

La comedia romántica que catapultó a Allen dentro del mapa de directores hollywoodenses
y que le ganó el Oscar a mejor película y Guión Original. También presentó a la carismática Diane Keaton, quien fue su musa durante finales de los 70s. Keaton interpretó a Annie Hall, a la fecha, uno de los mejores personajes femeninos en la historia del cine.

“Annie Hall” es un precedente para las comedias de relaciones, mezclando perfectamente el
humor y lo difícil que puede ser el amor en las distintas etapas de una relación. La química
entre Keaton y Allen, quien interpreta a Alvy Singer, es increíble y logra que toda la
película se vuelva un retrato introspectivo muy intimo. Ver “Annie Hall” es enamorarse y
quedarse sin amor, una montaña rusa de emociones y finalmente madurar y crecer.

 

2- “Manhattan” – (1979)

Una oda hacia la ciudad de Nueva York, con una cinematografía en blanco y negro,
Rhapsody in Blue sonando de fondo y diferentes lugares de la ciudad natal del director,
abren la película que también comienza con un monólogo de su protagonista (interpretado
por Allen) diciendo lo mucho que ama esta famosa isla llena de edificios, cines y teatros.
“Manhattan” es considerada, en parte por algunos cinéfilos, como una obra autobiográfica
un tanto polémica, al presentar la relación entre un hombre en la crisis de la mediana edad y una adolescente de 17 años (Mariel Hemingway). La película cuenta con todos los elementos básicos de la filmografía de Allen, humor inteligente, escenarios snobs
intelectuales, romance y Diane Keaton, como la mujer que llega a desordenar la vida del
protagonista y a enseñarle que puede encontrar todo lo que quiere de una relación, con una mujer más apropiada para su edad. Es confusa y divertida, pero finalmente invita a
escuchar al corazón y a encontrarle sentido a la vida, en las cosas simples de la misma.

 

3- “La Rosa Púrpura del Cairo” – (1985)

A comienzos de los 80s, Woody Allen ya había cambiado de musa. Si bien, Mia Farrow
comenzó con papeles secundarios bajo la dirección de su entonces pareja, no fue hasta en
1985 que protagonizó uno de sus mejores roles, Cecilia, un ama de casa de los años 20s que no está feliz en su matrimonio y que encuentra consuelo viendo la misma película en el cine local. Las cosas se vuelven disparatadas (como suele suceder en las películas de Allen), cuando el protagonista de “La Rosa Púrpura del Cairo”, Tom Baxter (Jeff Daniels), escapa del mundo ficticio y atraviesa la pantalla para hablar con Cecilia, de quien está enamorado.
Por su parte, el actor que interpreta a Baxter, Gil Shepherd (también Jeff Daniels), intentará separarlos para que la película pueda continuar. Nuevamente el director rinde homenaje al mundo del cine clásico y a la magia que pueden hacer sentir las películas, es inocente y romántica, pero al mismo tiempo deja un sentimiento agridulce, como la realidad fuera del cine.

 

4- “Crímenes y Pecados” – (1989)

Cuestionarse el sentido de la vida y a moralidad en el mundo, es un tema recurrente en la
filmografía del director, ¿Se puede definir el valor de una persona por la calidad de sus
actos? esto es lo que Allen se cuestiona en este drama de humor negro. Protagonizado por
Martin Landau, Angelica Huston, Mia Farrow y el mismo Allen, un asesinato que guía el
desarrollo de la trama y dos historias paralelas que se cruzan hacia el final de la película.
“Crímenes y Pecados” refleja la naturaleza del ser humano, las consecuencias de sus
acciones y la reflexión que se realiza a partir de ellos. También el desarrollo de la tragedia
en el mundo real y las ironías de la vida. Es una obra fundamental porque refleja muy bien
el sentido de todas las películas de Allen durante la década de los 80s, explorar las
relaciones humanas y enfrentarlas a los miedos y deseos.

 

5- “Match Point” – (2005)

Dentro de la misma línea que “Crímenes y Pecados”, en “Match Point”, Allen explora una
parte de su filmografía más oscura y alejada del humor pseudo intelectual que lo
caracteriza. Es una historia, nuevamente, sobre cómo afectan las decisiones que tomamos
en nuestras vidas y las consecuencias de las mismas. “Match Point” marca el regreso de
Allen, quien después de algunas comedias ligeras a comienzos de los 2000 ya no recibía
buenas críticas. El director presenta este thriller, protagonizado por Scarlett Johansson y
Jonathan Rhys Meyers, dos forasteros que por arte del destino se encuentran en la escena de la alta sociedad londinense y que desarrollan un apasionado romance prohibido, porque soncuñados. Presenta una narrativa original, llena de diálogos inteligentes y humor negro, casi incomodo que se mezcla muy bien con la intriga y pasión de la película.

 

6- “Medianoche en París” – (2011)

Probablemente la película que presentó al director a las nuevas generaciones y que lo hizo
regresar a la temporada de premios en estos últimos años. “Medianoche en París” es una
combinación de muchos de los estilos característicos del cineasta, romance, magia y
comedia se entrelazan en esta historia, que tiene como protagonista a Gil (Owen Wilson),
un escritor que visita parís junto a su prometida y sus suegros. Este es uno de los mejores
ejemplos de los personajes masculinos de Woody Allen, es nervioso, romántico e
intelectual, siempre tratando de alcanzar lo que no posee. Este personaje viajará en el
tiempo hacia los años 20s, donde conocerá a todos sus ídolos literarios y artísticos, como
Hemingway y Fitzgerald. En el camino, encontrará el amor con Adriana (Marion
Cotillard), la musa de Picasso. Y se cuestionará si, efectivamente, todo tiempo pasado fue
mejor.

 

Es difícil elegir tan pocas películas con una filmografía tan extensa, que ha marcado a
diferentes generaciones. También es difícil separar el arte del artista, sobre todo cuando en
este caso la influencia es tan fuerte. A pesar de la polémica que rodea la figura del director,
como cinéfilos no podemos negar el aporte de Allen al mundo del cine y es por esto que
hoy recordamos sus mejores trabajos.

Desde Facebook
- publicidad -