Para los fans de Narcos hoy es un gran día. La cuarta temporada de la serie sobre los capos de la droga sudamericana llega hoy a la plataforma Netflix. La serie retoma el camino que dejó abierto el final de la tercera temporada y se traslada de Colombia a México pero eso sí, dando un salto atrás en el tiempo.

Y es que en esta nueva temporada, viajaremos al Guadalajara de los años 80. En la capital de Jalisco nace el cártel fundado por Miguel Ángel Félix Gallardo (Diego Luna), encargado de la producción y distribución de la marihuana y de la cocaína mexicana, que controla también la frontera estadounidense y el tráfico de droga en aquella zona.

Como contraposición al sangriento Gallardo encontraremos a Michael Peña interpretando a Kiki Camarena, agente de la DEA infiltrado en el cártel de Jalisco.

Así empieza una nueva etapa de la serie, en la que por ahora no volveremos a ver a Pedro Pascal en su inolvidable rol de agente de la DEA Javier Peña ni a más narcos colombianos, a pesar de que el cártel de Jalisco fue uno de los primeros en México en abrir contactos con sus homólogos de Colombia.

Desde Facebook
- publicidad -