El padre de Mafalda sufrió un ACV y aunque lograron estabilizarlo, desmejoró considerablemente. La noticia fue confirmada por su editor

No existe ser humano que no haya visto al menos una vez una de las tantas tiras de Mafalda. Esa niña que odiaba la sopa y tenía una formadísima mirada crítica aún cuando era tan chica se convirtió en uno de los personajes preferidos del país. Su legado pasó de generación en generación, con chistes y publicaciones que sobrevivieron al paso del tiempo.

Joaquín Salvador Lavado, para todos “Quino”, fue el responsable de darle vida a este personaje que supo captar tan bien el gen argentino. Nacido en 1932, se formó en el colegio de Bellas Artes en Mendoza y a los 18 publicó su primera viñeta. Sin embargo, tuvieron que pasar 12 años para que este dibujante trazara las primeras líneas de “Mafalda”.

La primera aparición de la niña en una tira fue en una publicidad de 1963. Para el año siguiente, Quino tenía la posibilidad de publicar sus historias con mayor periodicidad. Así, nacieron las aventuras de su personaje junto a los amigos del barrio como Miguelito, Susanita, Felipe, Libertad y Manolito. Hasta 1973, el autor pensó y lanzó historias de manera ininterrumpida. Hoy, su obra completa aparece en el “manual” del personaje, “Toda Mafalda”, una biblia invaluable con todas las tiras dibujadas por Lavado, así como también algunas notas referidas a la coyuntura en la que fueron lanzadas.

-

Esta mañana, su editor, Daniel Divinsky, compartió la triste noticia de que Quino había fallecido. Radicado en Mendoza desde el 2017, había sufrido un accidente cerebro vascular que había complicado muchísimo su situación y si bien lograron contenerlo su salud emporó al punto de que terminó perdiendo la vida.

Desde Facebook
- publicidad -
Compartir
Artículo anteriorPrimeras imágenes de la nueva temporada de THE CROWN
Artículo siguienteLlega ‘Francis and The Godfather’, una película sobre El Padrino
Convencido de que quería ser periodista desde que tengo 15 años, me vine a La Plata desde Bahía Blanca donde terminé de curtir mis gustos. Con la cara de piedra como bandera y la manija como cualidad característica, estoy encantando de poder hacer esto que me apasiona. Me gusta más el Jim Carrey dramático y para mí es una obligación que hayan visto Perros de la Calle y Pulp Fiction.