El actor español atravesó una gran transformación física para su nueva película «El Practicante»

Mario Casas (34) interpreta a un técnico en emergencias sanitarias en la nueva película de Netflix, El Practicante. Tras sufrir un grave accidente, la vida de este trabajador comienza a caerse y su pareja también. El se obsesiona con la idea de que ella le es infiel y su vida se convertirá en un infierno.

Sobre este estreno el actor habló con el medio Fotogramas y se refirió a su transformación física: “Quise hacerme un Christian Bale”, dijo para definir la experiencia de su transformación física. Casas también hizo mención a que el personaje además de estar destruido fisicamente, quedó “consumido emocionalmente”.

El actor adelgazó 10 kilos (8 antes de iniciar el rodaje) y comenzó a vivir como su personaje: durante unas cuantas semanas experimentó el día a día de una persona con una importante discapacidad física.

El practicante-

“He estado dos meses sin bajarme de una silla de ruedas. Antes de arrancar el rodaje estuve dos semanas en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo hablando con los pacientes. Luego me fui al Instituto Guttmann de Barcelona y allí conocí a Mario Roque, un chico con un físico muy parecido al mío y que sufría una lesión similar a la que contamos en la película. Me enseñó a hacer las transferencias a la cama, al baño y estuvo presente en el rodaje”, señala el actor al medio español.

Mirá el trailer:

Desde Facebook
- publicidad -