La famosa serie de Netflix, que fue cancelada tras el rompimiento de un contrato, es uno de los temas más comentados en las redes. Si no la viste, acá te contamos por qué tenes que hacerlo.

Anne with an E es una serie canadiense basada en la novela Anne of Green Gables de la escritora Lucy Maud Montgomery, y fue adaptada por la escritora y productora Moira Walley-Beckett. La ficción logra atraparte desde el principio por su trama sencilla, pero que promete tener una carga de drama, simpleza, realismo y hasta ser cautivadora. La protagonista, Anne, es una pequeña huérfana de un gran espíritu lleno de esperanza. La historia comienza cuando los hermanos Cuthbert, Matthew y Marilla, deciden adoptar un niño huérfano para que los ayude con las tareas de la granja, pero por equivocación les envían a Anne, una niña soñadora, charlatana, independiente y fuerte, y además con gran imaginación y ganas de aprender, aunque no es lo que ellos buscan. 

anne

Si hay algo que destaca a Anne es su gran imaginación, su pasión por la lectura y su deseo de tener una familia en la que se sienta acogida por primera vez en su vida. Cuando ve que Matthew va por ella a la estación de tren, se siente sumamente emocionada porque su sueño está a punto de hacerse realidad. Pero claro, en la vida de esta pequeña no todo es fácil y veremos como sufrió, y sigue sufriendo, porque la gente es incapaz de amar una pequeña tan soñadora y charlatana. No logran ver más allá de los prejuicios, de su vida en el orfanato, de sus pecas o su cabello ultra rojizo.

 A lo largo de las tres temporadas veremos distintos personajes, algunos que se deconstruyen, otros que dejan grandes enseñanzas y por supuesto aquellos que siempre se mantendrán con la mente cerrada. Pero para mí, Anne es uno de los personajes más interesantes y que más enseñanzas me dejó. Es una joven que crece con cada experiencia que le dio la vida, y aprende a superar de manera eficaz todos los obstáculos y limitaciones. A pesar de vivir en una época en la cual la sociedad es demasiado conservadora y doble moral, Anne logra defender sus ideales y desafía la mentalidad que en ese entonces se tenía, sin miedo a lo que la gente del pueblo pudiera llegar a pensar; enseñándonos a que si luchamos sin miedo y creemos fuertemente en lo que queremos, podemos llegar a lograr grandes cosas. Es una joven que no quiere ser sumisa, no quiere ser solo una esposa que espera a su marido con la cena en la mesa. A lo largo de la serie, veremos como defiende a las mujeres y hace énfasis en que no son solo un objeto, sino que tienen poder de decisión, tanto de su cuerpo como de sus vidas.

Anne with an E: por qué Netflix decidió cancelar la aclamada serie | Spoiler

Algo que hay que destacar de Anne with an E, y que es una de las grandes razones por las cuales es un gran éxito, es que aborda varias temáticas que siguen vigentes en la actualidad. Habla sobre el feminismo, la identidad, la educación, el clasismo, el racismo, la homofobia, el bullying, la libertad y desigualdad. Ambientada en un pueblo canadiense a fines del siglo XIX, la serie es una representación de lo que todavía sucede hoy en día. Lo que resulta un baldazo de agua fría; ya que a pesar de los años que han pasado, la lucha por estas problemáticas aún continúa y hasta muchos intentan silenciarlas como en aquella época.

Si todavía no viste esta serie, te aseguramos que no te va a defraudar. No solo es hermosa a través de sus valores e historia, sino que también maravilla con sus personajes y la simpleza que construye a cada uno de ellos. Te harán reír, llorar y encariñarte. Si sos fan de las historias de época, los vestuarios, la localización y la escenografía te van a dejar sin aliento. Y, por supuesto, que el elenco realiza un excelente trabajo desde principio a fin. Definitivamente, Anne with an E cumple con el rol de todo programa televisivo: entretener al espectador. Pero para suerte de la audiencia, es una ficción que busca ir muchísimo más allá y deja mensajes que son necesarios ver en la pantalla chica para abrir las mentes de aquellos que aún no se han deconstruido. 

Desde Facebook
- publicidad -