El cineasta de 80 años, que tuvo su boom en la década de los ‘90, estaba peleando desde el año pasado contra el cáncer.

Tras haberse criado en su lugar de nacimiento, New York, partió a Los Ángeles para incursionar en el mundo de la moda. A principio de los ’70 fue vestuariasta en varias películas de Woody Allen.

En los ’80 comenzó a escribir sus primeros guiones, y en el año 1981 estrenó The Incredible Shrinking Woman. El film obtuvo buenas críticas del cine independiente y en 1985, Joel saltó a la fama con St. Elmo’s Fire, una producción de Columbia Pictures y con Demi Moore, Emilio Estévez, Judd Nelson y Rob Lowe como protagonistas. Finalizó los ’80 con The Lost Boys, co-producida con Warner Bros (1987) y Cousins (1989).

En 1990 dirigió a Kiefer Sutherland, Julia Roberts, Kevin Bacon, William Baldwin y Oliver Platt en Flatliners. Un año más tarde produjo, junto a Sally Field, Dying Young, en donde Julia Roberts y Campbell Scott fueron los personajes principales.

Línea Mortal, 1990 | Actors, Actrices, Carteles de películas

En 1993 estrenó Falling Down, uno de sus thrillers más aclamados con Michael Douglas, Robert Duvall, Barbara Hershey, Rachel Ticotin, Frederic Forrest y Tuesday Weld. En el 94 dirigió The Client, film basado en la novela de John Grisham y protagonizado por Susan Sarandon, Tommy Lee Jones y el estreno cinematográfico de Brad Renfro.

Luego de que Tim Burton abandonara la dirección de Batman (para ser productor de la misma), Schumacher fue atraído por Warner Bros. Pictures para realizar Batman Forever (1995) y Batman & Robin (1997). La primera fue éxito en la taquilla con más de 330 millones de dólares recaudados y contó con Val Kilmer como sustituto de Michael Keaton en el papel de Bruce Wayne. Además, participaron Chris O’Donnell, Jim Carrey, Tommy Lee Jones, Nicole Kidman, Michael Gough y Pat Hingle. En la segunda no tuvo tanta repercusión y George Clooney fue el murciélago. Chris O’Donnell volvió a ser Robin, Alicia Silverstone estuvo en el papel de “batichica” y Arnold Schwarzenegger con Uma Thurman fueron los villanos. La crítica cineasta asevera que los Batman’s de Schumacher fueron los peores de todas las sagas. 

En el medio de las producciones de Batman, y con el financiamiento de Regency Enterprises, Joel estrenó otro de sus films más vitoreados A Time to Kill (otra adaptación de una novela de Grishman) con Sandra Bullock, Samuel L. Jackson, Matthew McConaughey y Kevin Spacey como actores principales. Los ’90 finalizaron con 8mm protagonizada por Nicolas Cage y Joaquín Phoenix, y Flawless con Robert De Niro y Philip Seymour Hoffman.

A Time To Kill Review | Movie - Empire


Los 2000 comenzaron de la mano de Colin Farrell, Matthew Davis, Clifton Collins Jr. y Tigerland, un film de poco presupuesto pero que generó una gran ganancia. Nuevamente Farrell volvió a ser protagonista de un film de Schumacher, y esta vez fue Phone Booth, acompañado por Kiefer Sutherland, Forest Whitaker, Radha Mitchell y Katie Holmes.

En el 2004, dirigió The Phantom of the Opera, la última adaptación cinematográfica de la famosa novela de Gastón Leroux. Gerard Butler, Emmy Rossum, Patrick Wilson, Miranda Richardson y Minnie Driver dieron vida a los personajes principales. 

Se despidió del mundo del cine con un par de thrillers: The Number 23 (2007) y Trespass (2011). El primer film tiene como protagonistas a Jim Carrey, Virginia Madsen, Logan Lerman y Danny Huston; mientras que el segundo contó con Nicolas Cage, Nicole Kidman y Liana Liberato como actores más importantes.

En el 2013, dirigió dos episodios de House of Cards, y en 2015 produjo la serie Do Not Disturb: Hotel Horrors, alejándose así de las cámaras.

La carrera cinematográfica de Schumacher tuvo varios títulos interesantes, y también varios fiascos. Para vos. ¿cuál fue su mejor y su peor película?

Desde Facebook
- publicidad -