Reese Witherspoon y Kerry Washington hacen arder la pantalla chica como antagonistas en esta serie original de Hulu que recientemente aterriza en la plataforma Amazon Prime. 

Basada en el bestseller del mismo nombre y desarrollada por la productora de Witherspoon, Hello Sunshine. Esta serie marca la plataforma streaming con una trama incendiaria, novedosa y que explota en una multiplicidad de finales iluminantes que te dejan hasta el último capítulo con ganas de conocer su desenlace para entenderla en su totalidad.

Esta historia nos transporta a fines de los 90’s, a un vecindario llamado Shakes en Cleveland, Estados Unidos. Lugar, que evoca el sueño americano y que a lo largo de su trayectoria ha abogado por convertirse en un experimento de inclusión y convivencia, una utopía moderna. Con 8 capítulos de 50 minutos cada uno, la primera imagen que se muestra en esta serie es la de una casa en llamas, un policía cuestionando la intencionalidad del incendio y una mujer en shock recuperando el aliento.

Little Fires Everywhere, la nueva serie con Reese Witherspoon

Esta es la casa de los Richardson y quien es interrogada es su matriarca, Elena, protagonizada por una asombrosa Reese Witherspoon, quien a primera vista está felizmente casada, es madre de familia y una mujer exitosa. O eso es lo que parece.

En el primer capítulo, ella centra su atención en una mujer que duerme en un auto al lado del camino. Esa mujer es Mia Warren y su hija Pearl. Mia, interpretada por una siempre impecable Kerry Washington, es una madre soltera, artista, sin casa y de escasos recursos. O eso es lo que parece.

Esto marca el ritmo de la serie, lo que se asume, lo que se aparenta, el adorno de los secretos y el artilugio constante. Habla del prejuicio, de la discriminación escondida por la raza, del clasismo disfrazado de asistencialismo, de las oportunidades que marcan jerarquías, del Statu Quo del sistema; y lo demuestra a partir de la familia, de los problemas de la maternidad y crianza, pero desde su lado más oscuro y desgarrador. 

Little Fires Everywhere: Por qué no te la debes perder

Lo interesante de la trama es que el relato no pertenece solo a un narrador, es múltiple y se acompaña de diversas historias paralelas que se van entrelazando y articulando para desorientar al espectador respecto al desenlace de la historia y al pasado de los personajes principales. 

Es una serie que toma distancia de la mera entretención, es compleja y árida. Cada capítulo cuenta con información dosificada, desata un bombardeo de detalles que desconcierta a la audiencia y la prepara para ir descubriéndola por capas, igual que a sus protagonistas y las historias corales que las rodean.

Todo comienza con un acto de compasión. O eso es lo que parece. 

Elena, conoce a Mia y a su hija Pearl (Lexi Underwood) cuando van a visitar una casa que ella tiene disponible para arriendo. Si bien, no llegan a acuerdo en primera instancia, cuando se revela que ellas son las que están durmiendo en el auto, comienza la cruzada paternalista del privilegio de Elena, quien, en contra de todos sus cánones, se desvela por conseguirles una mejor opción de vida y les arrienda el lugar. Días después, invita a Mia a trabajar con ella en su casa y pone a disposición todos los recursos para presentar a Pearl con sus cuatro hijos, haciendo honra del lema de la ciudad que aboga por la multiculturalidad y la integración. 

Reese Whiterspoon se consagra como 'madre rica' en 'Little Fires ...

Poco a poco, Elena comienza a desconfiar de Mia, por sus acciones y evasivas, pero sobre todo porque no es sumisa, expresa lo que piensa sin tapujos y porque se involucra en algo que repercute directamente en una de las amigas más cercanas de los Richardson y le termina cambiando la vida. Hecho que no será inocuo y no tendrá vuelta atrás en este trato que ya se movía entre los avances y retrocesos, entre la hipocresía y el asistencialismo, entre el clasismo y la discriminación, entre los secretos y la obsesión. 

Es acá donde la serie toma un ribete inesperado. De golpe entra lo pasivo-agresivo en esta relación. Empieza a desarrollarse una tóxica circularidad entre sus hijas. Pearl, la hija de Mia, admira y busca a Elena para conseguir lo que quiere, e Izzi (la menor de los Richardson, que tiene una mala relación con su madre) descubre en Mia una imagen materna a la que nunca accedió. Ellas son el motor de la catarsis que termina siendo bencina para que salga a la luz todo lo que en algún momento estuvo entre sombras y a su vez, se convierten en la excusa perfecta para la manipulación continua de una sobre la otra en un ejercicio transformativo de quienes magistralmente han amparado sus vidas en la simulación y a punta de disfraz. 

Little Fires Everywhere entrega una paleta de personajes intrincados y decepcionados, que han estado marcados por las luchas de poder, por las hipocresías cotidianas, por un sinfín de enredos y misterios que se van destapando poco a poco y que han ido determinado el camino de su existencia y carácter. 

Cómo es Little Fires Everywhere, la serie de Reese Whitherspoon ...

De alguna manera la sutileza del relato del pasado y del presente logra cautivar a la audiencia por solo entregarnos una pequeña parte del total, quedando a la espera de más información que revele el detalle de la vida de las protagonistas para contextualizar y entender qué las llevó a ser quienes son, por qué hicieron lo que hicieron y por qué lo siguen haciendo. Es un viaje que te lleva por un delgado tránsito entre lo ético y lo antiético, y que muchas veces va más allá del bien y el mal. 

Es una serie que mantiene el misterio, de principio a fin, que encanta con la oscuridad de sus protagónicos femeninos avanzada la trama, porque los expone de manera inmaculadamente dura y sin matices. La historia no pretende de adornos, sino que se inmiscuye y escarba en la profundidad de los defectos y emociones más sinceras y sin filtros. Despliega testimonios inusuales, versa de lo que no se dice y lo que no estamos acostumbrados a escuchar, lo que solo se plasma como palabras de eco en la mente y son archivadas solo ahí. Lo que tan solo de pensar en verbalizarlo te paraliza y que si llega a salir puede desencadenar el fuego que te disocie de quien fuiste hasta ahora y que deje en cenizas la vida de quienes te rodean.

Si bien, la temática está cargada de drama, tiene muy buenas actuaciones, donde se destaca Witherspoon, quien sale de sus personajes habituales y explora un protagónico inserto en un tornado de descontrol y obsesión regalándonos más de un momento memorable. Por otra parte, la narración está llena de giros inesperados que terminan en un final iluminante que deja la sensación de una serie bien lograda y desarrollada de principio a fin. 

Por último, agradecer el equilibrio dentro del relato donde en esta crónica de acciones irreversibles, se manifiesta el cuestionamiento constante por parte de algunos personajes que tienen la misión de visibilizar muchas de las acciones de este mundo de débil reflexión que están naturalizadas e invisibilizadas ante muchas realidades y que demuestran soluciones que tienden a darse para unos en desmedro de otros. La mayor parte del tiempo, marcadas por dónde naciste, tu color de piel y por lo que estás dispuesto a hacer para sobrevivir.

Esta serie de Hulu ya está disponible en Amazon Prime Video.

Desde Facebook
- publicidad -