Desde Cinéfilos seleccionamos una lista de películas románticas disponibles en la plataforma de Amazon Prime

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004)

Dirigida por Michel Gondry y escrita por Charlie Kaufman, la historia de Joel y Clementine versa sobre un denominador común: ¿qué pasaría si la persona que amas lograra borrarte de su memoria para siempre? Con pinceladas surrealistas y fuertes influencias de la literatura de Boris Vian (El arrancacorazones, La hierba roja), este largometraje protagonizado por Jim Carrey y Kate Winslet, se erige como revisión obligatoria para todo cinéfilo.

Her (2013)

Spike Jonze fue el cineasta responsable de escribir, producir y dirigir esta película, aquella que narra la existencia solitaria y descorazonada de Theodore Twombly, cuya separación afecta su potencial entrega en una futura relación amorosa; pero la llegada de un sistema operativo llamado Samantha (Scarlett Johansson), altera irremediablemente esta situación. Obnubilado por la elocuencia de este ser que actúa como una persona de carne y hueso sin llegar a serlo, Theodore inicia un proceso de redescubrimiento y redención personal que nos invita a replantearnos la verdadera naturaleza de los vínculos afectivos.

Demolición (2015)

El cineasta canadiense Jean Marc-Vallée nos muestra a través de esta película protagonizada por Jake Gyllenhaal y Naomi Watts, que en ciertas ocasiones, se precisa destruir para volver a construir sobre los cimientos de una existencia acomodada. La vida del exitoso ejecutivo David Mitchell (Gyllenhaal) cobra un giro trágico al fallecer su esposa en un accidente de autos. A partir de ese momento, su obsesión por desarmar objetos, traerá aparejada una profunda crisis personal, siendo en personajes y situaciones inesperadas donde buscará su tan ansiada redención.

La vida misma (2018)

Dan Fogelman carga al hombro un profundo drama coral, aquel que logra hilvanar la existencia de distintos personajes a través de un suceso trágico. El mismo actúa como desencadenante de una serie de eventos que atraviesan la vida de sus participantes, saltando brechas generacionales y locaciones geográficas. Con actores de la talla de Olivia Wilde, Oscar Isaac, Antonio Banderas y Annette Bening, La vida misma se erige como película lacrimógena por excelencia con amplias recomendaciones de ser revisada con pañuelo en mano.

Expiación, deseo y pecado (2007)

Dirigida por Joe Wright y basada en la novela homónima de Ian McEwan, la misma narra las peripecias de Cecilia Tallis (Keira Knightley) y Robbie Turner (James McAvoy) dos enamorados que dan rienda suelta a la pasión durante los albores de la Segunda Guerra Mundial. Una calumnia profesada por la hermana menor de Cecilia, Briony (Saoirse Ronan) sumado al nefasto contexto belicista, son aquellos factores que actúan como condicionantes en el destino de estos jóvenes amantes.

El lector (2008)

Basada en la novela homónima de Bernhard Schlink y llevada a la gran pantalla de la mano del director Stephen Daldry, esta conmovedora historia de amor situada durante el período de posguerra, relata la apasionada relación prohibida entre la misteriosa Hanna (Kate Winslet) y el menor Michael (David Kross). La desaparición de nuestra protagonista implica un salto narrativo hacia el futuro, aquel nos muestra a Michael como estudiante de derecho que-gracias a lo azaroso del destino-vuelve a cruzarse con su antigua amante, en una circunstancia poco feliz y por demás inesperada.

El paciente inglés (1996)

Película dirigida por Antonhy Minghella y basada en la novela homónima de Michael Ondaatje. Ubicada hacia finales de la Segunda Guerra, narra la historia de un paciente inglés (Ralph Fiennes) que ha sufrido infinidad de quemaduras de grado, a tal nivel de perder rasgos identitarios propios como producto de un accidente aéreo. El convoy sanitario que lo trasladaba se vio obligado a frenar en un monasterio abandonado, quedando bajo el cuidado de una enfermera llamada Hana (Juliette Binoche). Poco a poco, construirán entre ambos una relación de mayor intimidad y empatía, al contarle este personaje anónimo, el origen de su tragedia personal.

París, Texas (1984)

Cuando hablamos de esta película no podemos evitar hablar del cine de Wim Wenders y definirla como una de las mejores road movies que existen al interior de la historia del cine. La vida de un desmemoriado Travis (Harry Dean Stanton) que vaga sin rumbo por el desierto de Texas y es rescatado por su hermano (Dean Stockwell), son algunos de los factores desencadenantes de un reencuentro fortuito con su tumultuoso pasado, así como con los seres que formaron parte del mismo: su mujer y su hijo. El reencuentro con el menor y la búsqueda incesante por rescatar a la pieza faltante (Natassja Kinski) de esa familia disfuncional, darán origen a una reconstrucción fragmentada de quién era Travis y quién desea ser a partir de ahora.

Sólo los amantes sobreviven (2013)

Jim Jarmusch escribe y dirige este romance vampírico ambientado en una Detroit decadentista y desoladora. Adam, un vampiro dedicado a la música underground logra reunirse con su milenaria amante Eve (Tilda Swinton), exponiéndole parte de su malestar por el rumbo que ha cobrado la historia de la humanidad. Este debate y encuentro se ve interrumpido por la presencia de una joven Ava (Mia Wasikowska), que con sus imprudencias y excesos pone en riesgo la delicada existencia de estos seres inmortales.

Anna Karenina (2012)

Basada en la novela homónima de Leon Tólstoi, Anna Karenina se erige como crítica descarnada a las altas esferas de la sociedad rusa, aquella que condenó la existencia de una mujer que decidió vivir su amor con total libertad y tuvo que pagar un precio muy alto por ello. Estamos hablando del romance adúltero entre Anna Karenina (Keira Knightley) y el conde Vronski (Aaron Taylor-Johnson). Joe Wright fue el director encargado de adaptar esta última versión cinematográfica, cargada de escenarios teatrales y un novedoso sentido estético.

Bonus track: El curioso Caso de Benjamin Button (2008)

Esta fábula extraordinaria halla su origen en un relato de Scott Fitzgerald y fue llevada a la gran pantalla por el cineasta David Fincher. Narra la vida de Benjamin Button (Brad Pitt), un hombre que nació teniendo ochenta años y a medida que pasa el tiempo rejuvenece de manera progresiva. Esta es la historia de un hombre atípico, cuya existencia se vió condicionada por la presencia de Daisy (Cate Blanchett) aquella que fue el verdadero amor de su vida.

Desde Facebook
- publicidad -