En noviembre llegará la sexta película de la franquicia, aunque dejará de lado todo lo que vimos después de 1991 y será una secuela directa de Judgement day

Con frases célebres que hoy son parte del imaginario colectivo, la saga de Terminator, diseñada por James Cameron en 1984, es una de las que más fanáticos tiene dentro de la ciencia ficción. Este año, con Dark Fate bajo la dirección de Tim Miller (Deadpool), la franquicia buscará recuperar la esencia perdida.

Entre las decisiones más relevantes, estaba la de omitir todo lo que sucedió después de la segunda película, El día del juicio final (1991), para realizar una secuela directa de los dos primeros films. Esta semana, se informó que la calificación será para mayores de 18 años, es decir, la misma que habían tenido las producciones originales.

“Creo que lo que hace de esto una secuela directa de T1 y T2 tiene que ver tanto con el tono como con la narrativa: está clasificado como R, es sombrío, es rápido, es intenso, es lineal”, explicó James Cameron, quien será productor de esta nueva entrega. Vale recordar que, a partir de Terminator Salvation (2009), las cintas habían sido para mayores de 13 años, para lograr captar una mayor audiencia.

Desde Facebook
- publicidad -