Quien este por viajar a Irlanda y es fanático de Star Wars le recomiendo la isla Skellig Michael. Alberga un monasterio cristiano del sigo VI declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1996 y es la mayor del pequeño conjunto de las islas Skellig, formado por esta y un islote de menor tamaño.

Su ubicación lo convierte en un lugar único en el mundo, mar adentro, alejado de la civilización se alzan los restos de un monasterio construido con piedra en lo alto de una rocosa isla. Antiguamente estaba habitado por monjes, los cuales cultivaban en las escarpadas laderas y sobrevivían allí de manera autosuficiente con lo que la isla les ofrecía. Con el paso de los años, estos monjes regresaron a tierra firme para refugiarse de los numerosos ataques que sufrían a manos de los vikingos.

La Isla se ha vuelto famosa porque en la más reciente película de la saga ‘Star Wars’, ‘Los últimos Jedi’, es el lugar donde Skywalker, tras años de permanecer oculto, entrena a la joven Rey en las artes de los caballeros Jedi y el dominio de la Fuerza. Con la inclusión de esta locación en la cinta, Irlanda espera emular a lo que hiciera Nueva Zelanda con El Señor de los Anillos, y construir una industria turística en su país.

Solo puede visitarse entre los meses de mayo y octubre, y la ruta se hace con embarcaciones que parten desde varios pueblos pesqueros de los alrededores.

La isla está muy bien conservada, al llegar te recibe un guía y te da los primeros consejos para subir los más de 600 escalones. En algunos tramos la sensación de altura da miedo, pero merece la pena continuar para acceder a la parte superior donde se encuentran las edificaciones que realizaron los monjes.

Hay zonas que permanecen cerradas debido a su peligrosidad y otras que están señalizadas con un cartel, en el cual te recuerdan que es bajo tu responsabilidad utilizar ese camino.

¿Les gustaría ir Cinéfilos?

Desde Facebook
- publicidad -