El director independiente más aclamado de la industria recomendó ver una serie de películas clásicas a sus colaboradores.

Mientras se espera el estreno de “The French Dispatch”, que en principio sería en julio de 2020, Wes Anderson, su director y uno de los favoritos de la escena cinéfila actual, mandó a todo su equipo de trabajo a ver cinco cintas que funcionan como una suerte de inspiración para lo que queda del rodaje. Parece que su exigencia profesional no se limita solo a los planos simétricos perfectamente logrados.

Según hizo pública Robert Yeoman, director de fotografía y colaborador habitual del prestigioso cineasta, la siguiente lista sirve como base para “asimilar” antes de retomar el nuevo trabajo que se vio retrasado por la crisis del coronavirus:

 Vivir su vida (1962), de Jean-Luc Godard

Las diabólicas (1955), de Henri-Georges Clouzot

Quay of the Goldsmiths (1947), de Henri-Georges Clouzot

 Le Plaisir (1954), de Max Ophüls

 Los 400 golpes, (1959) de François Truffaut.

Asimismo el director, que ha sido nominado al Oscar en siete oportunidades, entregó a sus colaboradores a modo de sugerencia una “larga colección de películas, libros y artículos periodísticos” para que se informen e ilustren durante el receso.

The French Dispatch, su próxima entrega que todavía permanece suspendida, cuenta con un reparto de lujo conformado por Bill Murray, Benicio del Toro, Frances McDormand, Timothée Chalamet, Tilda Swinton, Jeffrey Wright, Adrien Brody, Léa Seydoux y Owen Wilson. 

La narrativa gira en torno a la cobertura periodística de historias que tienen lugar en una ciudad ficticia de Francia en el siglo XX. Para ambientar el film se han utilizado más de 125 escenarios diferentes en Angulema, ciudad de dicho país europeo, entre los que hay hasta edificios destruidos. 

Desde Facebook
- publicidad -