El prestigioso actor obtiene su primer Oscar como mejor actor protagónico gracias a su polémica interpretación como Arthur Fleck en la película Joker

Desde el año 2001 el actor puertorriqueño Joaquin Phoenix, se instaura en el mundo de Hollywood como estrella en ascenso gracias a su papel de Cómodo en la oscarizada “Gladiador” de Ridley Scott. Su eximia interpretación no fue pasada por alto por los premios de la Academia, siendo nominado como mejor actor de reparto pero sin obtener la anhelada estatuilla. Más adelante, tal reconocimiento se repitió en el caso de películas de la talla de Walk the line (2005) y The Master (2012). 

La ductilidad y maestría con que Phoenix encara sus proyectos cinematográficos, lo convierten en una figura buscada por grandes directores. Todd Phillips reconoció en varias oportunidades, que el papel de Arthur Fleck en la película Joker fue concebido de antemano para ser interpretado por Phoenix. Tal fue el compromiso de éste, que llegó a bajar 23 kilos y estudió en profundidad distintos casos de enfermedades mentales.

Siendo su cuarta nominación al Oscar y uno de sus papeles más relevantes e icónicos, Joaquin Phoenix logró alzarse con uno de los premios más importantes de la noche: mejor actor principal por Joker.

Con la simpleza que lo caracteriza, anunció un breve discurso en el que aprovechó para concientizar sobre el medio ambiente: Nos creemos el centro del universo, que nos olvidamos del medio ambiente” , sentenció.

Desde Facebook
- publicidad -
Compartir
Artículo anteriorRenée Zellweger gana el Oscar como mejor actriz principal
Artículo siguienteGiro histórico en los Oscars: Parasite gana como Mejor Película
Amante del cine desde temprana edad, todo resultó ser amor a primera vista a partir de Cinema Paradiso. Licenciada en Relaciones Públicas y dejando inconclusa una licenciatura en Historia de las Artes Visuales, sigo reafirmando con el paso del tiempo que mi gran pasión continúa siendo el séptimo arte. Mi gratitud hacia los momentos maravillosos que me regalaron infinidad de películas, fue el puntapié inicial para rendirles homenaje a través de la escritura.