Feliz día de tu muerte es una película altamente recomendable. Aunque podríamos calificarlo como una especie de remake en clave de slasher de Groundhog day, donde Bill Murray vivía una y otra vez el mismo día, es una película que no deja de tener espíritu propio.

El desarrollo de la trama y el arco dramático del personaje femenino principal van provocando en el espectador el efecto contrario de lo que habitualmente ofrecen este tipo de producciones. Mientras que en los slashers habitualmente asistimos a un proceso de distanciamiento emocional hacia los personajes principales a medida que vamos conociéndolos y vamos asimilando que son sujetos con la misma capacidad intelectual que un caracol, en este caso a medida que avanza la historia, vamos empatizando más y más con Tree (Jessica Rothe). Esto es así porque se nos ofrecen detalles de su vida que ayudan a humanizarla, mientras que al inicio del film parece que va a ser otro personaje al que no vemos el momento de que el asesino se lo lleve por delante.

Christopher Landon, su director, logra insuflar aire fresco a un subgénero que hacía años que no nos ofrecía un producto tan estimulante. A pesar de que no podamos calificarla como obra maestra, ni mucho menos, al menos sí que se agradece que ofrezca al espectador algo más que hemoglobina fácil, personajes cognitivamente limitados, humor autoparódico y autorreferencial y sustos finales con vistas a jugosas secuelas a nivel económico.Y eso no es poco.

 

Desde Facebook
- publicidad -