762 vistas


 
Los que habíamos visto Misfits, serie de TV británica emitida por E4, ya sabíamos quién se escondía detrás del inolvidable villano Ramsay Bolton en Game of thrones. Era Iwan Rheon, que ya había llamado la atención como el Simon Bellamy de la serie arriba mencionada, una mezcla punk entre Skins y Heroes, como muy bien se encargó de describirla la revista 247 Magazine.

Este galés de mirada penetrante e inquietante rostro había comenzado a actuar a los 17 años en Cardiff  antes de traladarse a Londres a estudiar en la Academia de Música y Arte Dramático. Para entonces, ya poseía una larga experiencia como cantante y músico. Había sido durante muchos años  compositor de sus propias canciones junto a su hermano mayor y miembro de una banda de música que tocaba en bodas durante los fines de semana. Una vez establecido en Londres, sería el cantante de la banda The Convictions hasta que abandonó el grupo para centrarse en su carrera como actor.

Aunque declara que su sueño fue “siempre ser una estrella de rock y no un actor. Esto significa que podía hacer lo que quisiera en mis propios términos”, éste fan de Oasis y The Clash muy pronto tuvo su primer éxito personal como actor de teatro. Spring awakening, obra que se representó durante seis meses en Londres, le valdría un premio Olivier a mejor actor secundario en un musical en 2010. Éste premio, le abriría las puertas para ser elegido como uno de los cinco protagonistas de Misfits, que se convirtió en un auténtico fenómeno de culto en Reino Unido durante cinco temporadas. En ella Rheon ya demostró su talento artístico al tener que cambiar el arco dramático de su personaje desde el inicialmente tímido y virginal hasta el posteriormente superhéroe seguro de sí mismo y romántico Simon Bellamy. Una transformación que no pasaría desapercibida para los ojos clínicos de la HBO y del creador de Game of Thrones David Benioff, que no lo dudó a la hora de darle el papel de Ramsay Bolton, malvado y ambicioso personaje con intenciones de adueñarse de Winterfell. Y a pesar de ser devorado por los perros que él mismo crió con intenciones de protegerle, el bueno de Rheon dejó suficiente recuerdo en el espectador para estar convencidos de que no tardará mucho en dejarse ver en grandes producciones en los próximos años. Y es que a pesar de haber sido finalista para haberse convertido en John Snow y haber perdido la batalla contra su buen amigo Kit Harington, Iwan posee talento de sobra para llegar a ser lo que él quiera. Estamos seguros de ello.

Desde Facebook
- publicidad -