Así nos dijo Corin Hardy, durante nuestro encuentro en México, cuando cayó en la cuenta de que había filmado en Rumania, la tierra del mítico personaje de Bram Stoker.

Desde la pequeña monja al costado de su silla, hasta la forma en la que se refiere a cada aspecto de la película para responder una pregunta, está claro que dentro del universo de El Conjuro se siente en su salsa.

La lista de producciones del género que le marcaron la vida es inabarcable, casi tanto como la alegría que le generó ser convocado para el proyecto. Cuando uno hace lo que le gusta, da todo de sí, y por eso se entiende que Corin dejó hasta la última gota de esfuerzo para lograr el mejor rodaje posible.

Al punto de elegir entre dirigir haciendo sonidos con la boca, en vez de darle indicaciones a los protagonistas. Mirá la nota completa acá abajo y decinos si no está para competir en una batalla de beatbox.

 

Desde Facebook
- publicidad -
Compartir
Artículo anteriorEl Cascanueces y Los Cuatro Reinos presentó un nuevo tráiler
Artículo siguienteHablamos con los protagonistas de La Monja
Convencido de que quería ser periodista desde que tengo 15 años, me vine a La Plata desde Bahía Blanca donde terminé de curtir mis gustos. Con la cara de piedra como bandera y la manija como cualidad característica, estoy encantando de poder hacer esto que me apasiona. Me gusta más el Jim Carrey dramático y para mí es una obligación que hayan visto Perros de la Calle y Pulp Fiction.