Esta reseña/análisis contiene spoilers sobre Game of Thrones, sobretodo del episodio 5 de la temporada 8 así que si no querés saber nada este es tu momento para retirarte.


Anteúltimo episodio y tenemos mucho para decir. “The Bells” es el nombre correspondiente al capítulo 5 de la octava y última temporada de Game of Thrones y ¿qué podemos decir al respecto?. Un guion que falla fuertemente en la narrativa, traicionando así no solo a los espectadores sino que también a sus propios personajes. Un final que se siente apresurado y no sabe como llegar a la recta final o pareciera no importarle.

No es un desenlace que criticamos por el qué sino por el cómo. Todo lo que nos llevó hasta este momento no tiene sentido alguno y arcos enteros de personajes se tiran a la basura sin importarles nada. Las pequeñas escenas que hacían de Game of Thrones una serie tan rica ya no existen, solo momentos chocantes que nos dejan pensando: ¿qué acaba de pasar?.

Ahora si, empecemos:

Dracarys para Varys

 “… el legítimo heredero al Trono de Hierro”

Esta frase es lo primero que vemos al encontrarnos con Varys, quien ya el episodio anterior nos había dejado bien en claro su posición frente quién merecía gobernar los 7 reinos: Jon Snow. En otras palabras, la serpiente tomó la decisión de traicionar a la madre de los dragones y eso solo podía desenvolverse de una forma.

“Juro esto: si alguna vez me llegas a traicionar, te voy a quemar vivo”

“No espero algo menos de la madre de los dragones”

Una pequeña interacción entre Varys y Daenerys en la temporada anterior que nos adelanta el final innevitable de este personaje: el maestro de los susurros es quemado vivo.

A pesar de que el capítulo le da la razón a Varys, finalmente, es difícil creer que un personaje que se manejo mediante el sigilo y la manipulación sutil durante toda la serie, pudiese actuar tan torpemente de comentarle su traición a Tyrion y al mismísimo Jon Snow, apenas toca tierra en Dragonstone.

La dirección de la muerte de Varys es fantástica (gran trabajo por parte de Miguel Sapochnik). Drogon apareciendo entre medio de la oscuridad, justo arriba de su madre, planteándose ya como el villano aterrador que seguirá siendo por el resto del episodio.

Daenerys quemó a su primera víctima de “The Bells”. Siguen millones.

Los hermanos Lannister 

El optimismo de Tyrion no es algo nuevo de esta temporada ni extraño al guión pero si su nivel de ridiculez. La inocencia naif puede llegar hasta un punto y el menor de los Lannister lo pasó hace mucho tiempo.

En la primera parte del capítulo se nos informa que Jaime Lannister no pudo llegar muy lejos en su escapada del Norte ya que las tropas de Daenerys lo capturaron antes de que pudiese llegar a King´s Landing. Allí es cuando Tyrion decide devolverle el favor a su hermano liberándolo y brindándole una escapatoria junto a Cersei.

De alguna forma entendemos como esta escena puede ser un cierre perfecto a la relación de los hermanos Lannister quienes a pesar de todos los enfrentamientos y diferencias, compartían un amor fraternal indestructible.

“Sin ti no hubiese sobrevivido”

Le dice Tyrion a Jaime y cuanta razón tiene. Un hermano mayor que frente a cualquier obstáculo se aseguraba de que el más chico estuviera a salvo, lo cual nos lleva a preguntarnos: Tyrion ¿podrá sobrevivir en un mundo sin Jaime?

A pesar de las emociones que emana esta pequeña y última escena entre los Lannister, no podemos dejar de resaltar el hecho de que Tyrion en ningún momento parece enfrentar ni cuestionar a Jaime frente a su traición al Norte, y su crónico amor hacia su hermana.

El mismo Tyrion que en el capítulo anterior se encontraba feliz de que finalmente su hermano había optado por una buena vida, alejado de Cersei y su manipulación. El que que fantaseaba con ir a matar a esa misma hermana una vez que derrotasen a los muertos. Ese mismo es el que en “The Bells” decide orquestar todo un plan de escape para que los amantes incestuosos puedan empezar una vida nueva.

Uno de los primeros tintes de rareza en este capítulo, que ya recorriendo sus 79 minutos sabemos que no se trata de un pequeño traspiés sino uno de las tantas incoherencias de un guión que se dedicó a destrozar desarrollos y arcos de personaje en cada escena.

Al sonar las campanas 

Ay las campanas. Estas son las mismas que le dan el nombre a este episodio y no es por menos. Al sonar las campanas, todo cae y el fuego arde más que nunca.

En un intento inocente de Tyrion, como de costumbre, le pide a Daenerys que al escuchar las campanas detenga el ataque a King´s Landing ya que eso significaría que la ciudad se rinde a sus pies. El mismo confía en que esto sucederá así pero con miradas de preocupación que expresan más que su optimismo incoherente.

Con los dos bandos enfrentados en el descampado, cuya locación todavía no entendemos, nos trasladamos directamente al océano donde la flota de Euron Greyjoy espera con sus escorpiones armados.

Arriba de las nubes, como Aegon lo hizo con Balerion, Daenerys y Drogon se asoman para comenzar a atacar a la flota de hierro de una manera estratégica e inteligente. A pesar de que es entendible que la madre de los dragones haya aprendido de su error anterior con la muerte de Rhaegal, es muy difícil de creer, narrativamente hablando, que la misma flota pudo derribar a un DRAGÓN con tan solo 3 tiros el capítulo pasado y ahora es completamente destruida en cuestión de segundos.

Los preparativos para el ataque se ven también dentro de King´s Landing donde la dupla vengativa de Arya Stark y Sandor Clegane se dirigen a saldar sus cuotas pendientes y un manco Jaime Lannister se le hace cada vez más difícil llegar hacia su hermana.

La que observa todo desde arriba es como siempre: Cersei Lannister. Aquella villana tan trágica como compleja que ya creía tener ganada la batalla ve como en un abrir y cerrar de ojos Daenerys Targaryen quema todas las chances que tenía para ganar. Cersei no emite palabra, solo observa y expresa más emociones que cualquier grito desesperado (Lena Heady como siempre increíble) .

Los inmaculados y los Dothraki entran a King´s Landing (¿acaso el 80% de las tropas de Daenerys no se habían muerto en la batalla de Winterfell?) matando a cualquier soldado que se les interponga. La furia y el odio en la expresión facial de Greyworm es algo que nunca habíamos visto en su personaje y es devastador ver como un ser tan querido por la audiencia se rompe con cada lanza que atraviesa los cuerpos de los soldados.

Jon se preocupa. No sabe que esperar. Ve violencia, gritos, y por primera vez no dice “es mi reina” y todos aplaudimos. Cersei observa. La gente grita “toquen las campanas”. Los Lannister tiran sus espadas en forma de rendición.

Suenan las campanas.

Mad Danny.

BURN THEM ALL

“No hay nada más peligroso que un Targaryen solo en el mundo”

“Sé un dragón”

“Cada vez que un Targaryen viene al mundo, los dioses tiran una moneda”

Antes de hablar específicamente de la locura de Dany que caracteriza este episodio tenemos que entender todo lo que llevó a ella.

Desde un primer momento sabíamos que la historia de la madre de los dragones podía terminar de esta forma ya que se nos habían dejado pequeñas pistas a lo largo de la serie, y teniendo en cuenta el pasado de la familia Targaryen, no era muy descabellado pensar en este futuro para Dany.

Sin embargo, el problema narrativo no está en el qué sino en el cómo. Al construir una historia se tiene que tener en cuenta a la audiencia que sigue a los personajes a lo largo de toda la serie y todo el significado que ellos conllevan. Se debe entender a toda la gente que amó e idolatró a Daenerys durante 8 temporadas, teniéndola como ícono feminista, representando un personaje femenino con autoridad, poder, determinación pero por sobre todo, buenas intenciones.

Daenerys empezó esta historia queriendo liberar al mundo de los tíranos y para ellos necesitaba llegar al Iron Throne. Ella siempre se creyó la única indicada para lograr este objetivo, y sus experiencias en Essos no le demostraron lo contrario. A lo largo de pasaron las temporadas, cometió errores y tuvo pequeños indicios de locura pero nunca algo que nos haga pensar que aquella mujer que encarceló a sus dragones por haber quemado a un solo niño inocente, montaría a Drogon por todo King´s Landing quemando a miles de ellos.

Al tener una temporada con 6 episodios es realmente muy difícil querer convencernos que esta es la misma Daenerys de una o dos atrás. No es creíble, narrativamente hablando, que solo con su experiencia en el Norte, la misma piense que nadie en Westeros la va a querer. Cuando se encontraba en Essos tuvo que ganarse el corazón de la gente y acá ni siquiera trata.

La escena con Jon Snow, en donde básicamente nos dan una razón para la locura de Dany, entramos en una psicología muy extraña de la serie. Daenerys quiere estar con Jon pero él es incapaz de reciprocar su amor (son tía y sobrino, se los recordamos) entonces decide que si no puede gobernar con amor, lo hará con miedo. ¿Acaso opta por el camino de la violencia porque Jon Snow la rechazó? lo dejamos a su criterio pero si de algo estamos seguros es que Dany no creía poder ser amada por la gente de Westeros, a pesar de que SOLO CONOCIÓ EL NORTE.

Hay un dilema que quiere plantear el episodio que es la constante dualidad entre qué es la justicia para Dany y como puede ejecutarla. Sin embargo no logra hacerlo y nos presenta una villana que sin remordimientos quema a miles de inocentes sin dudarlo ni un segundo.

El momento en el que suenan las campanas Dany ya se encuentra con una expresión propia de una Mad Queen pero es ahí donde su mirada va directamente a la Red Keep. Allí se refleja todo lo que fue arrebatado por su familia. El orgullo Targaryen se apodera de ella y Emilia Clarke nos entrega una de las mejores actuaciones de la serie (que lamentablemente no le dio muchos momentos para lucir su talento) haciendo el click en nuestra madre de los dragones, transformándola así en lo que siempre iba a ser: Mad Dany.

Todo se vuelve personal y Daenerys decide destruir King´s Landing, lo cual como ya dijimos anteriormente es completamente fuera de personaje, en vez de ir directamente a buscar a Cersei quien nunca tiene un enfrentamiento con la misma (una brillante escena perdida). Así es como Dany se convierte en nada más en objeto de destrucción que vuela por los aires y quema a cualquiera que se le cruce. Deja de ser un personaje porque ,lamentablemente, fue asesinada por un guión que se preocupó más por el final chocante que querían contar, que por el cómo contarlo.

The Rains of Castamere

Los mellizos Lannister y su compleja relación llegaron a su fin. Dediquémosle un pequeño análisis a ambos.

Jaime, Jaime, Jaime. Uno de los personajes con mejor desarrollo en toda la serie pareciese haberse olvidado todo lo que hizo en estas 7 temporadas o si quiera los últimos 4 capítulos.

Empecemos hablando de como en la escena con Tyrion el mismo le dice que nunca le importaron los inocentes realmente. ¿Qué? Les recordamos que estamos hablando del mismo Jaime Lannister que en la temporada 3 le confesó a Brienne, en una de las escenas más puras de la serie (el baño de Harrenhal), que la razón por la cual había matado a Aerys Targaryen era que no podía dejar morir a miles de inocentes. ¿Se olvidaron de todo esto como Daenerys se olvidó de la flota de hierro en el capítulo anterior?

Muchos teorizaban que la razón por la cual Jaime se dirigía a King´s Landing era para matar a su hermana y amante, Cersei, así poniéndole fin a su ciclo de manipulación. PERO NO, se equivocaron, Jaime va a King´s Landing porque simplemente se olvidó por completo de Brienne y quiso escaparse con su hermana para empezar una vida nueva (gracias Tyrion por la idea).

El problema no está en que este haya sido el final para Jaime, porque si, entendemos que en algún punto esta puede ser la tragedia de un personaje que quiso cambiar pero finalmente no pudo romper su codependecia. Lo que se critica, una vez más, es el cómo eligieron contar esto. Acá tenemos que volver a hablar de nuestra caballero favorita: Brienne of Tarth.

En “The Last of the Starks” los creadores de la serie eligieron consumir la relación entre Jaime y Brienne con una escena de amor y una decisión por parte del primero de quedarse en el Norte y elegir una vida mejor. La relación de estos dos personajes no es algo que apareció esta temporada, sino que es algo que se viene construyendo hace años y formó gran parte en lo fue el arco de redención de Jaime. La crítica no viene desde el punto de “Jaime se debería haber quedado con Brienne”, sino del ¿por qué hacer que estos dos personajes estén juntos si después va a pasar esto?.

No había razón alguna para generar ese sufrimiento en un personaje femenino y menospreciar por completo la relación llena de honor y respeto que formaron ambos. Si este siempre fue el plan, creemos que hubiese sido mejor finalizar con el acto de Jaime nombrándola caballero de los 7 reinos y que su amor quede en silencios, miradas y actos que valen más que una noche de sexo.

Ahora Cersei. Cersei. CERSEI LANNISTER. La mejor villana de este universo fue completamente malgastada y no lo podemos creer. La tragedia y la complejidad de este personaje solo puede explicarse en la fantástica actuación por parte de Lena Headey que demás está decir se merece su ya tardío Emmy.

Al no aparecer en la primera mitad de la temporada, esperábamos una Cersei llena de estrategias, dando órdenes, haciendo lo imposible por mantener su trono tan amado y proteger a su futuro hijo. Sin embargo nos tuvimos que conformar con una reina abatida, bajando escaleras continuamente y haciendo absolutamente NADA.

Esta es la misma mujer que explotó el Septo de Baelor y siempre estaba un paso adelante de sus enemigos. Acá solo se queda mirando por la ventana esperando que Euron tenga un buen tiro. Se esperaba que Cersei pierda esta batalla y finalmente le costase la vida pero ¿ni siquiera pudo intentar algo y que le salga mal? Esta no es la Cersei Lannister que conocemos.

Finalmente ambos hermanos se encuentran en las ruinas (nadie sabe como Jaime sobrevivió hasta llegar ahí) y deciden tratar de escapar juntos. Mucho se especulaba sobre la famosa profecía Valonqar, si Jaime iba a ser el hermano menor que finalmente matase a Cersei y creo que obtuvimos nuestra respuesta. A pesar de que muchos estuvieron disconformes por como se llevó acabo la muerte de estos dos personajes, podemos rescatar que de alguna forma la profecía se cumplió.

Cersei muere en manos de Jaime pero no siendo asesinada por él, sino por un derrumbe innevitable que termina con esta historia con una versión de “The Rains of Castamere” y una despedida a los Lannister. Se termina el ciclo vicioso, yéndose como vinieron, juntos contra el mundo.

Arya y su paseo por King´s Landing

Arya y The Hound llegan a King´s Landing con una sed de venganza insaciable (él por matar a su hermano y ella a Cersei) y juntos se adentran en la Red Keep.

Allí, sobre el mapa pintado en el piso, ambos comparten una de las mejores escenas del capítulo. Sandor, cumpliendo un rol de padre adoptivo, le hace entender a Arya que hay cosas mucho más importantes que la venganza. Él ya hizo su paz consigo mismo hace mucho tiempo atrás pero ella todavía tiene tiempo de no parecerse a él. Así es como con un simple “Sandor, gracias”, ambos se despiden y dan cierre a una de las relaciones más bellas de esta historia.

Arya se adentra en los laberintos de King´s Landing y magicamente sobrevive a literalmente todo. La vimos morir unas 5 veces y siempre salió victoriosa. Esto ya bordea lo irreal a un punto que ni siquiera tiene sentido, porque, si, es interesante tener el punto de vista de Arya en la gente que está sufriendo el ataque de Daenerys pero hasta que punto podemos creernos que todos al rededor de ella mueren carbonizados mientras que la misma sobrevive y se va cabalgando con un caballo mágico.

A pesar de ser una escena estéticamente perfecta, al igual que todo el episodio, el final es tan raro como desconcertante. Podemos encontrarle una interpretación simbólica, a la cual le podríamos dedicar un análisis entero (sentido bíblico, luego del apocalipsis la muerte monta un caballo blanco), pero si hablamos en términos lineales es algo que no tiene sentido alguno.

Bonus Track

  • Podemos hablar de como Ned Stark vivió toda su vida con el secreto del verdadero origen de Jon, para que en dos capítulos se entere todo Westeros así como si nada.
  • Euron y la Golden Company fueron dos elementos inventados para hacernos creer que la batalla estaba balanceada, sin embargo tuvieron poco impacto en la misma porque Drogon los eliminó a minutos de empezar.
  • Hablando de Drogon, cómo es posible que haya podido destruir todo King´s Landing así como si nada. Otra vez, haciéndonos creer que con un solo dragón Dany iba a tener problemas cuando todo lo contrario.
  • La muerte de Rhaegal fue completamente para justificar aún más la locura de Daenerys y no para darle ventaja a Cersei
  • #Cleganebowl tuvo una de las mejores escenas del capítulo cuando realmente ninguno de los dos personajes se lo merecía. Le dieron más importancia a sus muertes que a las de Cersei y Jaime y no lo podemos creer.
  • LA MUERTE DE QYBURN FUE LO MEJOR
  • Euron Greyjoy fue un villano con cero desarrollo de personaje y aún así le dieron momentos de ultra importancia que no se merecía, como por ejemplo matar a UN DRAGÓN. Gastaron momento en escena de Jaime Lannister para tener una pelea innecesaria con él que parecía una disputa extraña por el amor de Cersei. Realmente lo único que hizo este personaje fue decir que se había acostado con la reina.

Trailer para el último episodio de la temporada y de la serie:

Desde Facebook
- publicidad -