Llegó. 8 temporadas esperando este momento y finalmente pasó. Desde el piloto fuimos introducidos a los White Walkers y se nos fue induciendo cada vez más que la batalla entre los vivos y los muertos finalmente iba a llegar. Esa batalla se dio ayer en “The Long Night” (en español “La Larga Noche”), el tercer capítulo de esta octava y última temporada, en donde nuestros héroes se enfrentaron al Night King en la Batalla de Winterfell.

Nosotros no aguantamos más y queremos empezar a hablar de ella ya así que como siempre sabe que esta reseña está llena de spoilers y éste es tu momento para salir si no queres saber nada. Valar Morghulis.

Que empiecen los juegos

Minuto uno del capítulo y al primero que vemos es a Sam que, con unas manos temblorosas en primer plano, va pasando dos cuchillos hechos con dragon glass mientras que su miedo y nerviosismo sobrepasan su constante valentía. Un plano secuencia que corre y pasamos a Tyrion que se dirige para las criptas. No se dice ni una palabra. Ya se habló lo suficiente en el capítulo pasado, y ahora es momento de dar la vida por la causa.

Se recorre a las diferentes tropas: los dothraki, los dragones, los arqueros, los salvajes, los inmaculados y los nobles. Están todos pero quedarán tan solo unos pocos. Los nervios y el miedo de los personajes acompaña nuestros sentimientos porque ya sabemos como es GOT, entendemos que nadie está a salvo y que cuando menos nos lo esperamos nos pueden matar a nuestro personaje favorito. Sufrimos y lo único que nos queda es esperar el destino sin retorno.

Daenerys y Jon observan todo desde una colina cercana con una tensión e incomodidad que inunda el ambiente. Tienen un plan bastante claro: esperar a que aparezca el Night King con Zombie Viserion y combatirlo con Rhaegal y Drogon para derribarlo. Obvio que las cosas no tardan en complicarse.

La vuelta de Melisandre

Entre las tinieblas de la oscuridad se hace ver un jinete acercándose. Pensamos que es el Night King o capaz un white walker (ya a este punto podríamos pensar que es Cersei). No. Es Melisandre. La Red Woman que tanto andaba desaparecida y no entendíamos cuando ni donde la íbamos a volver a ver, se acerca al ejército del Norte para cumplir su misión.

Acercándose a los Dothraki, enciende en llamas sus guadañas así dándonos una luz de esperanza (y también un poco más de iluminación a la audiencia ¡gracias Melisandre!) que pronto se apagaría, en cuestión de segundos. Allí se dirige hacia el castillo de Winterfell donde se encuentra con Davos quien acuérdense había jurado matarla si la volvía a ver. Sin embargo Melisandre le asegura que estará muerta antes del amanecer. Gran manera de empezar, ya sabemos quien se muere y ni siquiera pasó.

Fue un placer Dothrakis

Momento de empezar. Los Dothraki son los primeros en ir a luchar, llenos de fuerza y valentía salen al ataque junto con sus nuevas guadañas iluminadas. La única iluminación que tenemos aquí (y en la mayoría del capítulo) es el fuego creado por Melisandre y las catapulcas que empiezan a atacar a una oscuridad impenetrable. Esta decisión creativa se ve a través de todo el capítulo, la cual es interesante y resulta de alguna forma, pero se hace muy difícil de distinguir que estamos viendo (levante la mano quién vio morir a Jaime más de 5 veces).

El plano que vemos ahora es del punto de vista de Daenerys, quien tiene que ver como lentamente la luz de los Dothraki se va apagando y lo que antes era su ejercito ya no existe más. Esto es lo que la hace dar el click a la madre de los dragones. Los Dothraki no respondían a Jon ni al Norte sino que a su Khaleesi. Ellos dieron la vida por ella no por alguien más. Ahí Daenerys decide olvidar el plan y sale a vengar a su pueblo caído.

“El Rey de la Noche todavía no llegó”

“Los muertos ya están aquí”

Dany y su hijo favorito, Drogon

Brienne, Jaime, Sam, Podrick y Edd pelean contra los white walkers en el medio del fuego y la oscuridad y nosotros no podemos parar de pensar “este es el momento acá mueren todos”. Cada plano es una tortura y más acompañado por el hecho de que ya era difícil distinguir quien estaba en pantalla y quien no.

Sin embargo, ya empezada la batalla podemos ya entender como mucho de “The Long Night” se tratará de nuestros personajes salvándose entre sí (los mini momentos entre Jaime y Brienne fueron cinematográficamente mágicos) y de suspiros agradeciendo aquellos rescates. Pero no todos pueden salir vivos de esta batalla porque si, el primero en irse es Edd Tollett, quien muere justamente salvando a Sam, su hermano del Night´s Watch. A pesar de haber sido un personaje secundario, su muerte tiene resonancia y poesía, más teniendo en cuenta que su watch terminó dando la vida por uno de los suyos. ¡Te vamos a extrañar Edd!

Cuando todo parece perdido y ya podemos escuchar el llanto de millones pensando que se acerca la muerte de Brienne, Pod o Jaime, aparece la madre de los dragones con su hijo favorito para darnos un respiro y un poco de esperanza también. Ya la vimos a hacer esto muchas veces y siempre nos produce la misma piel de gallina. Daenerys empieza a incendiar al ejercito de los muertos con Drogon y todos volvemos a vivir.

¿Se solucionó todo? Claro que no, estamos viendo Game of Thrones y todavía falta una hora de capítulo. El Night King hace su aparición y nos damos cuenta que además de controlar a los muertos también puede hacerlo con el clima. Tormenta de nieve y si antes no se veía casi nada ahora se complica aún más. El fuego y el hielo no se llevan bien y eso se ve perfectamente reflejado en la molestia de Dany y Drogon al ser desterrados del campo de batalla para perderse en el medio de una nube de hielo junto a Jon y a Rhaegal.

Retirada hacia el castillo de Winterfell

Esta no es una batalla con estrategias o llena de emoción sino que solamente se trata de supervivencia. Sálvese quien pueda y el que no, mi sentido pésame. Barro, sangre, espadas, empujones y hasta gritos sin sentido. Entre medio de todo eso se decide correr hacia el castillo en forma de retirada porque la desesperación a veces es más grande que la fuerza de seguir peleando una batalla ya perdida.

Sin embargo alguien se debe quedar atrás distrayendo a los white walkers y son los inmaculados quienes ponen cuerpo y alma como barrera para darles tiempo a nuestros héroes. Es momento de incendiar las trincheras y no hay forma de contactar a Daenerys entre medio de las tinieblas (aplausos a Davos por intentar señales de aeoropuerto).

En medio de silencios y acciones, Melisandre se acerca hacia la trinchera para encenderla ella misma. Entre pedidos al Señor de la Luz y un miedo interno que se refleja con transparencia en su cara, los segundos pasan y ni una chispa se prende. Miedo. Ansiedad. Nervios. Un white walker que se le viene encima y la llama arde más que nunca. El Señor de la Luz nos salva una vez más y uno de los mejores planos de todo el capítulo se ve cuando el fuego se refleja en las pupilas de la Mujer de Rojo.

Por supuesto que el alivio dura poco porque el Night King tiene un plan y así es como los muertos se empiezan a suicidar uno por uno frente al fuego para poder crear una especie de puente y así poder entrar al castillo. Desesperación nuevamente, que siga la batalla.

Lyanna Mormont se fue como lo que era: una heroína

Cuando las puertas de Winterfell se caen a la primera que vemos es a la pequeña Lyanna Mormont quien durante el capítulo pasado había dejado en claro su fuerte determinación por luchar. Y es ella quien se enfrenta a uno de los white walkers más temibles: el gigante. Su final es esperado pero no con la violencia con la que se ejecuta.

Desde el primer momento en el cual conocimos a Lyanna todos nos enamoramos de la valentía y sabiduría que habitaba en ese pequeño cuerpo de niña. Los creadores creían que iba a hacer un personaje de una sola escena pero pronto se dieron cuenta que eso iba a ser imposible. Lyanna Mormont se había ganado el corazón de la gente.

Es por eso que su muerte, a pesar de ser esperada, fue tan difícil de presenciar. Al final del día era tan solo una niña pero desde el primer capítulo de esta temporada, con la muerte de Ned Umber, los escritores de la serie nos quisieron mandar un mensaje diciéndonos “no nos importa si es un niño o un adulto o si lo amas u odias. De esta no se salva nadie”.

Sin embargo su muerte transmitió todo lo que fue su personaje y con un gesto tan heroico como valiente, la pequeña osa Mormont da su vida para derribar al más aterrador de los white walkers. El Norte te recuerda Lyanna.

Dos Targaryens por las nubes

Mientras que una batalla sangrienta se desata en Winterfell, arriba de las nubes nos encontramos uno de los planos más alucinantes de toda la serie con las siluetas de Drogon y Rhaegal en un cielo despejado.

Es cuestión de segundos para que el Night King ingrese a la pelea y se empiece a dar una lucha entre dragones que termina siendo uno de los puntos débiles del capítulo. Entre la tormenta de nieve, la oscuridad, la paleta de colores que no nos deja distinguir a los dragones y la rapidez de de los planos, no entendemos que está pasando el 90% del tiempo y entramos en un estado de confusión constante.

Todo parece seguir igual hasta que al Night King se le ocurre empezar a incendiar Winterfell y eso un Stark no lo soporta. Acá es cuando Jon y Rhaegal junto a Daenerys y Drogon logran derribar al Night King. Entre tanta confusión no se logra entender que le sucede a Rhaegal ya que pareciera que cae al vacío pero sin embargo aparece en el trailer del próximo capítulo así que creemos que está todo bien (al fin algo bueno).

ESA escena de la biblioteca

A pesar de que le vamos a dedicar una sección entera al personaje de Arya (por obvias razones) también creíamos que esta escena merecía su propio análisis.

En medio de su huída de los white walkers, Arya se refugia en los pasillos del castillo en donde creció e inmediatamente nos transportamos a la pequeña Stark de la primera temporada. Silencios, respiros, movimientos sigilosos y libros que se desprenden. Una secuencia digna de una película de terror que nos mete de lleno en el suspenso de la escena.

Un capítulo que se basó plenamente en una batalla constante nos entrega este momento que a pesar de ser más pasivo, nos llena de nervios y ansiedad temiendo por la vida de uno de nuestros personajes favoritos.

Arya junto a sus rescatistas, The Hound y Beric, viven una película de terror dentro de una más grande y todos tenemos que aguantar hasta ver su destino final: la muerte de Beric. A pesar de que tuvo muchas, esta fue la definitiva, y en forma de cruz (¿aludiendo a la reencarnación de Cristo?) nos despedimos de su personaje para siempre.

El truco final del Night King

Luego de su caída de Viserion, el Night King se enfrenta al fuego desgarrador de Drogon quien comandado por Daenerys, decide ponerle fin a una pregunta que teníamos hace mucho: acaso, ¿el fuego de dragon puede matar al Rey de la Noche?. La respuesta es tan clara como el hielo y es no. Sabíamos que la solución no iba a ser tan fácil, todavía quedan minutos de capítulo y además no vimos el mejor truco de este villano: dominar a los muertos.

En un intento poco pensado de Jon Snow de enfrentarse al Night King por si solo, el mismo le demuestra que las cosas no son tan fáciles como parece. Un movimiento de mano por allá, la palma que se levanta y ya todos sabemos la que se viene. Los dothraki, los norteños, los salvajes y los inmaculados que habían muerto resucitan como caminantes blancos para pasarse de bando y complicarle un poco más la vida a nuestros héroes (y a nosotros también).

Daenerys viene al rescate una vez más y logra derribar a los suficientes muertos para darle ventaja a Jon en su escape. Pero todo se complica cuando los white walkers comienzan a atacar a Drogon y en cuestión de segundos vemos a la mismísima madre de los dragones cayendo al piso con su hijo escapando por los cielos.

Daenerys sin dragones. Esto se pone interesante.

Las criptas: el lugar más seguro? pensalo dos veces

Desde el comienzo de la temporada se nos hace hincapié en que las criptas son el lugar más seguro de Winterfell para estar durante la batalla y por eso se envía a las mujeres y niños allí. Primera advertencia: si algo es demasiado obvio entonces es porque no lo es.

Acá tenemos a dos de nuestros personajes estrella: Tyrion y Sansa. Ex marido y mujer y como Sansa bien lo dice “fuiste el mejor de todos” (digamos que competir contra Joffrey y Ramsay no es muy difícil). Por un lado, Tyrion se siente inservible dentro de las criptas ya que probablemente arriba podrían hacer uso de su cabeza. Este es un personaje que no nos olvidemos, viene de decepcionar plenamente a su reina y necesita de alguna forma remediar su error (esta desesperación podría hasta llevarlo a su fin, quien sabe). Por otro, Sansa le explica con su inteligencia y serenidad de siempre que si estuviese arriba ya estaría muerto.

Entre medio de las charlas sale el tema de Daenerys y su objetivo de gobernar Westeros. Sansa deja muy en claro su posición opositora frente a la madre de los dragones (“Es hora de mirar a la verdad a la cara”). Sin embargo no es Tyrion el que le responde sino Missandei quien como fiel servidora, le hace saber que sin Daenerys estarían todos muertos. Esta escena es un claro reflejo de lo que se vendrá en el resto de la temporada y los enfrentamientos políticos que se desencadenará.

Saltamos al momento en el cual el Night King despierta a los muertos y oops. Si. Teníamos razón. Luego de todas las teorías inundando la web acerca del arma de doble filo que serían las criptas de Winterfell, el episodio llegó y la respuesta fue clara: los antepasados salen de sus tumbas para acabar con los escondidos.

Un momento aterrador que pone a Tyrion y Sansa tras una tumba, mientras se miran compartiendo silencios que dicen más que mil palabras. La Stark mira el cuchillo que le dio su hermana y juntos deciden salir para defenderse. Sansa y Tyrion un dúo que extrañábamos.

Theon de House Greyjoy y House Stark

Desde el momento en el cual Theon Greyjoy expresó su intención de cuidar a Bran del Night King, todos nos imaginábamos su posible futuro. No nos equivocamos.

“Everything you did lead you to where you are now, where you belong, home.” (Todo lo que hiciste te llevó a donde estás ahora, donde perteneces, tu hogar.)

Esto es lo que le dice Bran a Theon luego de una disculpa temblorosa por parte del mismo. La actuación impresionante que nos dio Alfie Allen durante todas estas temporadas no tiene explicación alguna, su voz temblorosa, los ojos que no parecen ver a ningún lado sino al vacío del trauma existente, todo lo que fue Theon Greyjoy se lo debemos a él.

Lo amamos, lo odiamos, lo entendimos y lo aprendimos a perdonar y amar otra vez. Theon fue uno de esos personajes que al comienzo de la serie no le veíamos más propósito que ser el mejor amigo/hermano del alma de Robb pero a medida que fueron pasando las temporadas nos fuimos dando cuenta de la complejidad del personaje y todo lo que tenía para dar. Desde su traición a los Stark hasta ser el prisionero de Ramsay Bolton, todos acompañamos a Theon en su historia y su final fue tan digno como se esperaba.

Es así como defendiendo hasta el último aliento a su familia, a los Stark, Theon Greyjoy se despide con un “You are a good man Theon, thank you.” (Sos un buen hombre Theon. Gracias) de Bran y allí va por última vez, como un héroe con su arma, a defender lo indefendible. Él sabe que va a morir pero lo único que le importa es su causa. Su familia.

What is dead may never die (lo que está muerto no puede morirse jamás) Theon Greyjoy, gracias por todo y si, te perdonamos nosotros también.

Jorah y su amor incondicional

Ay Jorah. Te conocimos enamorado de Daenerys y te vas aún más enamorado de ella. Una de las historias más intensas de amor no correspondido en la historia televisiva llega a su fin con una escena tan esperada como emocionante.

Cuando su caballero andante llega al rescate de la reina de los dragones todo indica que el final será su amor incondicional por la misma que lo hará defenderla a muerte. Y a pesar de los intentos de Dany por agarrar una espada y comenzar a luchar white walkers, Jorah es el que recibe las heridas letales que lo hacen caer al final de la batalla, sabiendo que su reina estaba a salvo.

Llantos, últimas miradas y un silencio que nos hace querer gritarle al televisor ¡que le diga algo!- Pero esta fue la historia de Daenerys y Jorah. Él amándola desde el primer día con una admiración a la reina y a la mujer y ella, sabiendo que al final del día el que la había acompañado en toda su trayectoria y mejor la conocía era él. Daenerys quería que Jorah esté con ella cuando tomase el Iron Throne y ahora ya no es una posibilidad. Tristeza, desolación y un Drogon que la viene a consolar. Jorah Mormont que descanses en paz.

Arya.

Y llegamos. Está más que clara la necesidad de dedicarle una sección entera a este personaje que demás está decir, fue el ícono del capítulo. Desde el piloto nos enamoramos de Arya y de todo lo que representa: valentía, fuerza, familia y por qué no, muerte. Aquella niña que se escapaba de Winterfell y fue a parar a los pasillos de King´s Landing donde practicaba (con su pequeña espada needle) junto su primer profesor, Syrio Forel. La que luego tuvo que presenciar la ejecución de su padre y escapar para salvar su propia vida. Todo esto antes de los 18 años de edad.

Arya es una sobreviviente desde sus comienzos y todo lo que hizo fue para llegar a este momento. Su novato entrenamiento con Syrio, dominar el arte de las mil caras para transformarse en nadie con Jaquen, su tiempo con The Hound. Todo nos llevó a esto.

Bran le entrega su daga de valyrian steel en la temporada 7 y recordamos que la conocemos desde la primera. Aquella que utilizaron los Lannister para tratar de matar a Bran e hizo su camino a lo largo de la serie. Termina en las manos de Arya porque tenía que ser así.

Melisandre sabe que Beric murió para salvarla, esa era su misión y a los ojos la mira sabiendo desde un primer momento que ella es la indicada.

“Brown eyes, Green eyes… and Blue eyes” (ojos marrones, ojos verdes…y ojos azules)

“What do you say to the God of death?”(qué le decimos al Dios de la muerte?)

Volvemos a la temporada 1 y todos decimos

“Not today.”(Hoy no)

Y allí va Arya. Muchos no entendemos a donde porque entre la confusión y la ansiedad que nos genera todo lo que está sucediendo al rededor, parecemos perderle el rastro a la pequeña Stark y sin darnos cuenta logra engañarnos a nosotros también.

El Night King se enfrenta a Bran. Se miran. La música instrumental que nos inunda con suspenso. Notamos hasta preocupación en la expresión facial del cuervo de los tres ojos. No podemos más.

Arya.

Stark.

Of.

Winterfell.

En un movimiento, previamente entrenado con Brienne en la temporada anterior, toma la daga de valyrian steel y finalmente, mata al Night King y salva a la humanidad.

Muchos podrán llegar a decir que no tendría que haber sido Arya la indicada para terminar con el villano más temido de la serie (mentira esa es Cersei) pero acaso, ¿no nos estuvieron preparando para esto durante todo Game of Thrones? Arya vivió entrenándose día y noche durante años y nosotros fuimos partícipes de ello. La vimos asesinar a toda la casa Frey y vengar la Red Wedding. Esta chica es capaz de todo y no hay motivo alguno para seguir tratándola como niña.

Desde su actuación extraordinaria con el arma que le creo Gendry hasta su momento final, todo fue Arya en su máxima expresión. El querer demostrar su astucia, correr por los pasillos, su sigiles, volver a ser una niña por momentos, y finalmente, demostrar que al final del día ella no es nadie. Ella es Arya Stark de Winterfell y llegó para quedarse.

Bonus Track

  • Apreciemos el hecho de que Ghost sigue vivo y lo vamos a ver en el próximo episodio
  • La muerte de Melisandre habiendo cumplido su misión es uno de los momentos más poéticos y fuertes de toda la serie
  • Cuando Arya le pide a Sansa que vaya a las criptas y le da a Sansa un cuchillo hecho con dragon glass diciéndole “solo usa la parte puntiaguda”. Gran referencia a cuando Jon le dijo lo mismo mientras le daba a needle en la temporada 1. Amamos a los Stark. Ahora que los Dothraki y los Inmaculados están casi inexistentes, ¿quién va a pelear con Daenerys por el Iron Throne?
  • Cersei al final hizo todo bien, se quedó tomando vino en King´s Landing mientras los otros derrotaban a los muertos. Siempre un paso adelante.

Bueno y eso es todo por hoy cinéfilos. Nos vemos el domingot que viene para seguir discutiendo esta serie que ya la falta poco. Para que te prepares con nosotros te dejamos el trailer del cuarto capítulo de esta octava temporada:

Desde Facebook
- publicidad -