Crystal Moselle, la directora de “The Wolfpack”, fue la primera persona en convertir una cuenta de Instagram en una película coming of age y el resultado fue una historia orgánica, empática, divertida y altamente emocional, la cual tuvo su estreno latinoamericano en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

No es sorpresa para nadie el hecho de que Instagram sea una de las redes sociales más influyentes de la sociedad, pero lo que si es novedoso es que alguien haya decidido llevar un par de fotos y vídeos a la pantalla grande, algo que desde siempre se ha vinculado con la literatura. La directora se topó con las cuentas personales de cada una de las protagonistas y se dio cuenta que había una historia por contar. Así fue como se contactó con cada una de ellas y decidieron armar este proyecto en conjunto el cual se transformó en un éxito del cine independiente de este año.

El famoso actor Jaden Smith también llegó a ser parte del filme por la misma red social ya que fue él quien se contacto con una de las protagonistas,  Rachelle Vinberg, para poder entrar al proyecto. Al tener el elenco completo, empezaron a realizar una mezcla entre la realidad y la ficción muy propia de esta era en la que vivimos.

El filme cuenta la historia de un grupo de chicas skaters neoyorkinas, quienes comparten su amor por este deporte en sus respectivas cuentas de Instagram (red social por la cual se conocieron también) y deben afrontar los desafíos que conlleva la adolescencia, incluyendo el valor de la amistad y la importancia del primer amor.

Rachelle Vinberg, la protagonista, interpreta a Camille una chica de 18 años, la cual decide escapar de su hogar debido a la relación complicada que tiene con su madre. Huyendo de su familia biológica, se topa con otra de la que todos podemos hablar: la amistad. En su nuevo grupo de amigas Camille encuentra seguridad, confianza, amor y un sentimiento de pertenencia que tanto le faltó en su crecimiento.

Mediante conversaciones orgánicas entre mujeres que hablan sobre feminismo, sexualidad y menstruación, entre otras temáticas, el filme trata con total naturalidad cuestiones femeninas que la sociedad pone como tabú constantemente. Esto sin duda alguna es el punto fuerte de “Skate Kitchen” que desde principio a fin nos cuenta una historia en donde las mujeres irrumpen en una cultura históricamente vinculada al sexo masculino y nos enseña que la historia no puede estar más equivocada.

El amor entra en acción en la película con la aparición de Jaden Smith, quien interpreta a Devin, un skater de 18 años que decide hacerse amigo de Camille aunque su relación podría llevar a algo más. Debido a esta amistad, el personaje de Vinberg se termina alejando de su grupo de amigas y se encuentra en una disyuntiva que todos podemos identificar: el amor versus la amistad. Acaso ¿es más importante un chico que tus amigas?  esta pregunta tan mundana pero tan importante en la vida de una adolescente es uno de los focos del filme y es tratado con una realidad tan empática y orgánica digna de un documental, esto también que gracias a la gran dirección por parte de Moselle.

La película también trata la relación entre Camille y su madre, quien posee un gran sentimiento sobre protector hacia su hija, el cual solo conlleva a alejarla aún más. A pesar de haber diversas cuestiones que el filme no explora tanto como quisiéramos (historia paterna), Moselle logra captar de una manera realista la relación madre-hija que es tan indispensable para la historia.

Las comparaciones con otros filmes sobre la cultura skater juvenil como “Kids”, “Lords of Dogtown” y acompañandola este año, “Mid90´s” son imposibles de no hacer pero “Skate Kitchen” resalta por sobre todas con su esencia fresca, emocional y real que nos hace sentir identificados constantemente. El mundo del skate está tratado de manera admirable y es que todas sus protagonistas son parte del mismo en la realidad, por lo tanto decidieron formar gran parte de la creación del guión para procurar que se le otorgue el respeto necesario.

Con una banda sonora que acompaña a la historia dándole la perfecta sensación de juventud y libertad que vemos de principio a fin, “Skate Kitchen” nos adentra en la vida misma. La simplicidad de los diálogos y de los planos envuelven una de las mejores coming of age del año y nos demuestra una vez más que a veces lo más bello por contar se encuentra en nuestra realidad de todos los días.

Trailer:

 

 

 

Desde Facebook
- publicidad -