A días de que comience el gran acontecimiento del fútbol que detiene a todo el mundo, Nestor Montalbano estrenó No llores por mi, Inglaterra, una película que despierta la pasión por el fútbol y por la patria. Antes, nos contó detalles de la realización de esta película de época tan particular.

La película se estrena en vísperas del mundial, esto es coincidencia o fue planeado?

Cuando surgió la idea de hacer la película no fue para esto específicamente pero cuando empezamos a hacer las cuentas de que empezaba el mundial dijimos “bueno hay que estrenarla antes si o si” y así pasó, pero las cosas se dieron de a poco, primero la película después el tema del mundial.

Un tema central de la película es la historia, ¿cómo fue todo el tema de la producción y el armado del set?

Y yo veía que si me tenía que dedicar a ser sincero con los escenarios, teniendo en cuenta que en Argentina no podes hacer decorados, estábamos complicados. Hicimos un relevamiento y vimos que en Colonia y Montevideo  había lugares bastante verosímiles y teníamos que  hacer mucho FX, lo que seria la pantalla verde. Entonces dijimos vayamos a Uruguay y agarremos los espacios interiores y exteriores, después vinimos a Buenos Aires e hicimos todo en estudio. También tome la decisión de que sea más Billiken no tan Hollywood, para darle más ternura y colorida en vez de fría y apagada.

¿Cómo fue trabajar con tantos extras?

Yo te diría que es mi especialidad, desde súper 8 que juntaba masas. Siempre fue una fascinación, los manejo yo, como a todos. El primer actor está en el mismo lugar que el extra, los trato a todos por igual. Es más para mi esa segunda lectura que tenes del actor es fundamental, si no la tenes, estás perdido.

Hablando de actores, tenes a Cappusoto actuando que es un ícono de la comedia. ¿Cómo fue trabajar con él?

En realidad yo con Diego soy amigo hace bastante tiempo y en esta película particularmente me aseguré que él estuviese bien por un tema de amistad. Y acá empezamos a ver desde el punto de vista del personaje y como él lo iba a interpretar. Justo le tocó uno cómico que tiene un problema en los dientes y lo compró de entrada. Con Diego nos reímos de las mismas cosas y siempre que estamos juntos nos entendemos inmediatamente, lo que resta es filmar.

También te encontraste trabajando con gente que es ajena al cine, como Matías Martin y Cavenaghi. ¿Cómo manejaste eso?

Eso viene de una variedad ecléctica que a mi me gusta sorprender. Soy un director que busca que el espectador se encuentre con sorpresas, siempre me corro de la obviedad en todo, me aburro fácil. Y acá necesitaba jugadores de fútbol y lo hice, me divierte mucho y es una forma de darle algo diferente al actor. Igual siempre hay que verificar que esté bien y ¡que pueda actuar!

Finalmente, ¿que expectativas tenes con el estreno de la película?

Hay mucha expectativa al ser una película cara y es algo diferente a lo que está acostumbrado el público argentino. Espero que el espectador pueda sentir la pasión argentina viendo esta película, esa que corre por nuestras venas y no se nos puede negar. Es una película de aventuras, tampoco le pondría la etiqueta de “original” porque me parece que cada uno ve algo diferente, por eso es difícil clasificarme porque para mi lo que yo hago es normal, los otros serán los raros.

No llores por mi, Inglaterra se encuentra en todos los cines. Mirá el trailer:

Desde Facebook
- publicidad -
Compartir
Artículo anteriorEL PREOCUPANTE ASPECTO FÍSICO DE JOHNNY DEPP
Artículo siguienteEstudio Warner Bros: Harry Potter
Desde que presencié el comienzo de la historia de amor entre Celine y Jesse en Before Sunrise y a Jack corriendo a su familia con un hacha en The Shining, entendí que el séptimo arte era el amor de mi vida. Estudiando comunicación periodística con el objetivo de difundir mi amor por el cine mediante la escritura y transmitirles a ustedes todas las sensaciones indescriptibles que me genera.