“El asesino es un monstruo en la misma medida que es un producto de la sociedad en que vive. Para conocer la complejidad de la especie, se precisa aceptar que el asesino es tan humano como cualquiera de sus victimas”

The Confession Tapes, una vez más le ha dado al público una mirada estimulante sobre el sistema de injusticia estadounidense, con una mirada cercana y personal a los juegos psicológicos empleados por la policía para obtener confesiones grabadas que los sospechosos afirman fueron coaccionados.

Es una producción de Netflix, dirigida y escrita por Kelly Loudenberg. La escalofriante realidad de la serie es el rotundo mensaje de que nadie es inmune al hiper enfoque de la aplicación de la ley, independientemente de la evidencia, una vez que la policía ha manoseado a una persona en particular para que sea culpable.

Las historias presentadas en el programa revelan una mezcla de entrevistas y metraje de archivo en un estilo documental que permite que los sospechosos mismos, amigos, familiares, abogados, fiscales y jurados cuenten la historia. Es distinto porque permite que el registro hable por sí mismo, en lugar de confiar en la interpretación dramática.

A lo largo del procedimiento judicial los culpables reclaman que sus confesiones fueron forzadas, involuntarias o falsas, lo que significa que la justicia utilizo técnicas ilegales para poder resolver algunos de los casos. Tal vez la parte más preocupante de la serie son las cintas de confesión, ya que revelan que las personas mentalmente frágiles son empujadas a confesiones probablemente falsas usando un aluvión de tácticas psicológicas

The Confession Tapes lo lleva directamente a la escena, usando imágenes reales de la escena del crimen, en lugar de utilizar actores y dramatizaciones. Sin lugar a dudas, la serie permite a los espectadores sentir la verdadera tragedia y el peso de los casos. La producción está dividida en siete partes en las cuales se examinan a fondo falsas confesiones, en formato de documental.

Un estudio de interrogatorios juveniles en 17 departamentos de policía encontró que ninguno de los sospechosos tenía abogados presentes durante el interrogatorio, y solo el 21% tenía padres presentes. Todos ellos ya habían renunciado a sus derechos. Esto no sucede por accidente; es una configuración deliberada de los policías.

El interrogatorio es un procedimiento calculado, manipulativo, de nueve pasos conocido como Reid Technique. El objetivo es aumentar la ansiedad y desgastar la capacidad de defenderse. Se usan preguntas cargadas, suposiciones implícitas de culpa e incluso pruebas fabricadas. Los interrogadores están entrenados para reconocer y explotar el comportamiento verbal, no verbal y para-lingüístico a fin de obtener una confesión.

Se inspira en la historias tipo crónica y explora, con un impresionante realismo, las vicisitudes de algunos convictos por asesinato.

Suscribite en Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCM0Yb3eTNejkkAPwYiup0pQ?view_as=subscriber

Redes Sociales:
🎬 Web: https://cinefilosoficial.com/
🎬 Facebook: https://www.facebook.com/cinefilooos/
🎬 Twitter: https://twitter.com/CinefiloOficial
🎬 Instagram: https: //www.instagram.com/cinefilosoficial/?hl=es-la

https://www.instagram.com/dimas_nico/

Desde Facebook
- publicidad -