32 vistas


 
Cameron contaría la historia del Titanic a través de una historia de amor imposible entre una joven de primera clase, Rose, y un chico de tercera, Jack. Su visionaria película contaría con un presupuesto de alrededor de 200 millones de dólares. Una auténtica barbaridad de dinero incluso para los parámetros de la época, que situaron Titanic como la película más cara de la historia hasta ese momento.

Tras la construcción de los impresionantes decorados (además del barco a escala completa caben resaltar los decorados que reproducen los camarotes tanto de tercera como los lujosos de primera clase y la impresionante cubierta de primera clase), Cameron comenzó el proceso de búsqueda de quiénes serían los encargados de dar vida a los personajes de su inmortal obra. Leonardo DiCaprio, que comenzaba a despuntar ya como ídolo juvenil, se hizo con el papel de Jack Dawson, mientras que la británica Kate Winslet, que ya empezaba a llamar la atención de la crítica en las islas británicas tras sus trabajos con Michael Winterbottom entre otros (Jude, 1996), sería la heroína de la historia Rose Dewitt-Bukater. Otros actores destacados del film serían Kathy Bates interpretando a la nueva rica Molly Brown; la ex-esposa de Clint Eastwood Frances Fisher como la madre de Rose; Billy Zane como el prometido de Rose Caledon Hockley; Gloria Stewart como la anciana Rose que cuenta la historia del Titanic y el malogrado Bill Paxton como el buscador de tesoros del Titanic Brock Lovett.

Tras un rodaje agotador de 7 meses en los que los gastos de producción subieron como la marea (perdón por el chiste), Titanic quedó lista para su estreno en salas. Ante el temor de los productores porque fuese un fracaso, Cameron fue el verdadero vencedor de todo esto, cuando el público de todo el mundo asistió en masa a ver la historia de amor imposible entre Jack y Rose. La recaudación mundial de la cinta, incluída la reposición en salas que tuvo lugar en 2012, se calcula en más de 2.300 millones de la verde moneda. Casi nada.

Por si esto fuera poco, Titanic barrería a todas las demás películas en los Oscar de 1998, llevándose 11 estatuillas, incluídas mejor película y director para el rey del mundo, y convirtiéndose en la película más galardonada de la historia junto a la mítica Ben-Hur (William Wyler, 1959) y la posterior El Señor de los Anillos: el retorno del rey (Lord of the rings: the return of the king, Peter Jackson, 2003).

Desde Facebook
- publicidad -